CINCO GRANDES JUEGOS DE ANIMALES NINTENDEROS

Desde sus orígenes en el ámbito de las consolas, Nintendo ha tenido en nómina a muchas criaturas.

Su zoológico particular debería ser patrimonio de la Unesco.

BANJO-KAZOOIE

El tándem formado por el oso Banjo y la gaviota Kazooie nos maravilló en Nintendo 64, con una aventura plataformera que poco tenía que envidiar a Super Mario 64.

En ella, había que enfrentarse a la malvada bruja Gruntilda, combinando la fuerza de Banjo y la capacidad de Kazooie para volar.

¿Quién no se acuerda de las míticas piezas de puzzle, por ejemplo?.

El dúo, casi siamés, fue parido por Rare, por lo que, cuando el estudio fue adquirido por Microsoft, la Gran N perdió el poder sobre sus derechos – de ahí que esa entrega se adaptara a Xbox 360 -.

Pero tras la migración, no ha vuelto a brillar.

DONKEY KONG KOUNTRY: TROPICAL FREEZE

El gorila más famoso del videojuego es tan experto en plataformas como su antiguo enemigo Mario.

En este título participó, además, junto al resto de su familia: Diddy, Cranky y Dixie.

STAR FOX ADVENTURES

La antigua Rare fue una mina de oro para Nintendo.

Prueba de ello es esta aventura, en la que el zorro Fox McCloud no pilotaba su famoso Arwing, sino que exploraba un planeta repleto de dinosaurios.

YOSHI’S WOOLLY WORLD

El dinosaurio más simpático de la historia ha tenido pocas ocasiones para lucirse en solitario, pero, por fin, le han dejado libre para volar sin ser una comparsa o un “caballito”.

DUCK HUNT

Uno de los juegos que se pusieron a la venta a la vez que NES fue éste, en el que, con la mítica Zapper en la mano, debíamos cazar patos silvestres en compañía de un perro que gustaba de carcajearse.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.