CLIFFHANGER

Basta con volver la vista atrás para darse cuenta que incluso títulos tan faltos de ideas como Last Action Hero gozaban de ciertas virtudes que le permitían no pasar del todo desapercibidos.

Tristemente no es posible hacer la misma reflexión acerca de Cliffhanger, pese a la grata sorpresa inicial que suscita el toparse con un protagonista versátil, Silvester Stallone para la ocasión, capaz de arrebatarle las armas a sus enemigos y dotado además de una serie de movimientos tridimensionales.

Sin embargo, una vez superado este primer atisbo de entusiasmo, cualquier posible esperanza que el usuario haya podido depositar sobre el título se va disipando conforme progresa en esta mal llamada aventura.

No en vano, los desarrolladores no solo no suplieron las carencias tan evidentes de las que hacía gala Last Action Hero, sino que han aportado otras nuevas al ya de por sí considerable repertorio.

De este modo, se mantienen los golpes característicos que ya eran posibles ejecutar en el anterior título, con el añadido de una suerte de patada giratoria, aunque por el camino se ha perdido la gran la riqueza de escenarios que sí estaba disponible en el juego protagonizado por el popular Arnold Schwarzenegger, dejado tras de sí un monótono paisaje polar donde el blanco, como era de esperar, es el color predominante que os acompañará durante vuestro insulso avance.

Y así podréis deleitaros de forma reiterada con los mismos charcos helados, árboles, montañas monocromáticas o, en un alarde de imaginación, paredes grises no demasiado vistosas que poco o nada consiguen aportar a un apartado gráfico parco en detalles.

Por fortuna la banda sonora suple en parte esta carencia, aunque no lo suficiente como para salvar al juego de la quema.

De hecho, la pobreza generalizada del programa resulta dolorosamente evidente, pues a duras penas consiguen destacar algunas contadas digitalizaciones que se suceden entre las distintas fases y un reducido número de jefes finales.

Con toda probabilidad Cliffhanger no ocupará un puesto honorífico en vuestras preferencias, aunque sin duda los seguidores incondicionales del género, o bien del conocido actor, sabrán encontrarle mayores virtudes a un título cuyas carencias se hacen notar sin que se advierta intención alguna por parte de los desarrolladores de disimularlas.

Una verdadera lástima, pues ni siquiera algunos detalles que destilan cierta originalidad consiguen enriquecer un desarrollo soporífero carente de ingredientes que inviten a profundizar en su jugabilidad.

Sony se merece un pequeño tirón de orejas por este cartucho, que podía haber dado muchísimo más de si.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.