COLECOVISION, LA DEVORADORA DE COIN-OPS

Fue la gran consola a principios de los 80… pero su reinado apenas duró un par de años.

ColecoCOnnecticut LEather COmpany – fue fundada, en 1.932, por Maurice Greenberg, un inmigrante ruso que producía piel para fabricantes de zapatos.

En los años 60, su primogénito Leonard desarrolló con gran éxito el negocio de las piscinas de plástico y su hermano Arnold explotó una faceta más lúdica.

En 1.976, Coleco lanzó su primera consola Telstar, clónica de Pong, por 50$, de la que vendió un millón de unidades.

Entre 1.976 y 1.978, aparecieron 13 modelos más de Telstar, pero la situación del mercado – había 75 fabricantes -, la escasez de chips y el auge de las handhelds implicaron para Coleco unas importantes pérdidas.

Los videojuegos portátiles la salvaron.

NACIDA PARA TRIUNFAR

El mercado de finales de los 70 y principios de los 80 estaba dominado por Atari e Intellivision, y Coleco quería destronar a los dos gigantes.

Coleco, Bit Corporation y Texas Instruments dieron forma al proyecto ColecoVision.

A mediados de 1.982, se anunciaron la nueva criatura y su precio, 175$ – unos 360 de hoy -.

El cartucho insignia que acompañaría la máquina iba a ser el modesto Cosmic Avenger, pero… una maniobra comercial inesperada y sin precedentes de Eric BromleyColeco – e Hiroshi YamauchiNintendo – permitió a la compañía norteamericana hacerse con la exclusiva de Donkey Kong por 200.000$ a pagar en 24 horas, más 2 dólares por juego vendido.

Una rápida llamada a Arnold Greenberg bastó para conseguir el dinero, pero Atari mejoró las condiciones y Bromley tuvo que “sacar” de la cama a Minoru Arakawa, presidente de Nintendo América, para recuperar la licencia.

En agosto de 1.982, ColecoVision salió a la venta con Donkey Kong de regalo, acompañada de 11 juegos a los que se sumaron 10 más ese año.

El potente Z80 a 3.58 Mhz y los 32 sprites simultáneos dejaban en entredicho a viejas glorias de Mattel y Atari.

Casi todas las recreativas del momento pasaron por sus circuitos, mostrando un apartado técnico tremendamente similar al original.

Hasta navidades de 1.982, se vendieron 550.000 máquinas y, en los primeros meses de 1.983, se sobrepasó el millón.

En territorio PAL, España incluida, fue distribuida por CBS Electronics.

En esas fechas, la recién estrenada Atari 5200 tampoco fue rival para ColecoVision.

Tras el éxito del Expansion Module #1, que ofrecía compatibilidad con el catálogo de 2600, en febrero de 1.983, se anunció el Super Game Module como tercer módulo de expansión, el cual añadiría 30K RAM y utilizaría discos de 128K para ampliar/mejorar los juegos y grabar récords.

Pero el éxito de ordenadores como Commodore 64 hizo que Coleco tomara la decisión errónea: sustituir el Super Game Module por ADAM, un superordenador que se acoplaba a la consola.

Problemas técnicos, retrasos y su alto precio acabaron con ADAM.

Después, el crash de 1.983 colapsó el mercado del videojuego y dos millones de máquinas en EE.UU., cuatro en Europa, ocho millones de cartuchos y un total de 147 títulos no bastaron para salvar a la mejor máquina de su tiempo.

COLECO FOREVER

El legado eterno de la mejor máquina de su tiempo no ha tenido fin desde que Telegames adquirió las últimas licencias para la consola en 1.985 y, en 1.996, se programó el primer juego homebrew.

Opcode reinventó el Super Game Module para expandir la potencia de la consola en 2.013, y en 2.014, apareció ColecoVision Flashback.

EL MANDO

 

No era el paradigma de la comodidad o la precisión, y recordaba al de Intellivision.

La palanca era algo rígida y contaba con dos botones y un teclado numérico que permitía insertar plantillas.

LOS PERIFÉRICOS

Las opciones de expansión y compatibilidad fueron un hito en su época.

Otros periféricos se quedaron en el camino…

EXPANSION MODULE #1

Dotaba a la ColecoVision de compatibilidad con casi la totalidad del catálogo de Atari 2600.

EXPANSION MODULE #2

Además del juego incluido, Turbo, era compatible con cuatro títulos más.

La experiencia mereció la pena.

EXPANSION MODULE #3

ADAM nació para rivalizar contra los ordenadores del momento, pero supuso la ruina para Coleco.

ROLLER CONTROLLER

Esta belleza incluía el juego Slither y era compatible con Centipede, Wargames, Victory, Omega Race y más.

SUPER ACTION CONTROLLER SET

Dos super mandos con joysticks de calidad arcade, cuatro botones, teclado numérico y “speed roller“.

¡El summum!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.