COLIN MCRAE 2.0

COLIN MCRAE 2 Codemasters Racing Pixel Art Xtreme Retro 1

Codemasters destrozó los cánones establecidos en los tradicionales juegos de rallies con el excelso Colin McRae Rally.

Dos años después retomó la serie con mejoras que alegrarán, incluso en la actualidad, a los aprendices de Carlos Sainz.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 1

Dicho lo cual, los rallies nunca han sido un género muy prolífico en títulos de éxito.

Hasta hace pocas décadas, lo que realmente interesaba era correr sobre el asfalto, ya fuera a los mandos de un deportivo descapotable, o de un potente Fórmula Uno.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 2

El caso es que eso de estrellarse en medio del campo no gustaba demasiado, y sólo los más atrevidos, con carreras 4×4, tenían la osadía de asomarse a las consolas y ordenadores del lugar.

Pero rallies, lo que se dice rallies, había que buscarlos con lupa.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 3

Y es que, aún perteneciendo a la FIA – igual que el campeonato de Fórmula Uno -, el mundial de rallies pasaba desapercibido para los grandes desarrolladores… hasta que llegó SEGA, y se sacó de la chistera al legendario Sega Rally.

Poco menos que un sueño hecho realidad.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 4

Entonces, unos y otros, aprovechando que las 3D se extendían como una plaga – Sega Saturn, PlayStation, Nintendo 64, tarjetas aceleradoras de PC – empezaron a lanzar simuladores que se tomaban los rallies en serio: modelos de competición real, circuitos sobre arena, gravilla, nieve o asfalto, y carreras contra numerosos adversarios por alcanzar la primera posición.

Aunque a todos estos productos, eso de competir por tramos o contra el tiempo les sonaba a chino.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 5

Por fortuna, aquí entró en escena Colin McRae Rally de Codemasters, que entendía perfectamente el idioma mandarín, y atisbando a la pequeña pantalla descubrió que en las carreras de rallies el verdadero enemigo no era el piloto de al lado, sino el tiempo.

Colin McRae 2, el título que nos ocupa, parte de aquella misma premisa, pero perfeccionando los ingredientes que ensalzaron a su glorioso antecesor.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 6

¿Que los gráficos eran bonitos?, pues ahora lo son un poco más.

¿Que el control era preciso y extremadamente real?, pues ahora lo complicamos ligeramente, pero sin olvidar que la gran masa de aficionados espera tener entre manos algo similar al original.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 7

Pero la jugada de Codemasters estuvo más fina en la inclusión de un modo Arcade donde era posible correr, a la vez, contra otros rivales, dejando a las claras que también se subía al carro de las competiciones en masa.

Ni qué decir tiene que después de Colin McRae pocas compañías osaron lanzar un producto de estas características sin incluir la posibilidad de correr por tramos cronometrados.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 8

La ventaja de ser el primero es que, además de golpear dos veces, lo haces donde más duele.

Y Codemasters, con esta segunda entrega, volvió a pegar duro en el hígado de sus contrarios… que eran unos cuantos.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 9

UN POCO DE MEMORIA

COLIN MCRAE 2 Codemasters Racing Pixel Art Xtreme Retro 2

RALLY X, NAMCO (1.980)

No era precisamente un juego de rallies, pero a él le debemos muchas de las ideas que hoy se manejan en la industria del videojuego.

Era sencillo, básico y elemental; un “comecocos” sobre ruedas.

CARLOS SÁINZ, ZIGURAT (1.990)

Tras ganar su primer mundial, la empresa española Zigurat le fichó y realizó este juego para ordenadores de 8 bits.

Muy básico, pero en él ya competíamos por tramos cronometrados, como en Colin McRae Rally.

RALLY, EUROPRESS (1.994)

Las consolas de 16 bits no olieron excesivos títulos de este tipo, pero Super Nintendo contaba en su catálogo con semejante cartucho, en el que también se competía por tramos cronometrados.

SEGA RALLY, SEGA (1.995)

La gran revelación, el título que abrió el camino a las 3D, a las carreras contra otros adversarios y a los coches de verdad.

Tenía poco de simulador, pero era terriblemente adictivo.

INT. RALLY CHAMPIONSHIP, EUROPRESS (1.996)

Aunque mezclaba los dos tipos de competición fue uno de los muchos que se lanzaron de cabeza a llenar el terreno abonado por Sega Rally.

3D, circuitos variados – que no reales – y coches oficiales para un juego que no destacaba por nada en especial.

COLIN MCRAE RALLY, CODEMASTERS (1.998)

Su gran virtud fue ofrecer un único modo de juego por tramos cronometrados.

Y es que su obsesión por imitar la realidad nos hipnotizó a todos.

LAS CLAVES DE ESTA SEGUNDA ENTREGA

Colin McRae 2 apareció tanto para PlayStation como PC, entre otros sistemas.

La mayor diferencia entre ambas versiones, no obstante, reside en el apartado gráfico, por lanzarse en un software con más de cinco años de antigüedad; o bien aprovecharse de las ventajas que ofrecían las tarjetas aceleradoras de aquella época.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 10

Esta continuación, lejos de ofrecer cosas distintas, es básicamente lo mismo pero con unas perceptibles variaciones.

Hay más coches, todos oficiales, y nuevos circuitos que complementan el arco de pruebas que componen el mundial.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 15

Gráficamente los objetos están más depurados, tienen un mayor grado de detalle, y se ha profundizado en la aplicación de novedosos efectos atmosféricos y luces.

El copiloto sigue dándonos muchas instrucciones pero en vez de limitarse a dictarnos los grados de cada curva, ahora nos mete “pullas” sobre las marchas que debemos utilizar en cada momento.

Colin McRae 2 Codemasters Sony PlayStation PSX Xtreme Retro 14

Francamente, poco más se le puede exigir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.