COMIC DE CASTLEVANIA SYMPHONY OF THE NIGHT

Los usuarios japoneses de PlayStation pudieron adquirir, junto con el juego de Castlevania: Symphony of the Night, un CD que incluía la banda sonora original del título y un pequeño cómic que ilustraba el preámbulo del juego, salido de la propia mano de la inigualable Ayami Kojima, una de las mejores ilustradoras de todo el mundo y que cuenta con un gran renombre en su país de origen.
Una suculenta oferta que tristemente, no llegó a salir en Europa.
En el cómic, como bien podéis ver en las fabulosas ilustraciones, se da a conocer cómo el destino entra en juego, haciendo aparecer, una vez más, el castillo del infame Vlad Tepes (Drácula).
Mientras tanto, una joven María Renard decide aventurarse en su interior en busca del paradero de Ritcher Belmont, el legendario cazador de vampiros desaparecido una oscura noche cuatro años atrás.
Es entonces cuando Alucard, que ya ayudó a Trevor Belmont siglos atrás en la lucha contra su inmortal padre, despierta de su sueño eterno tras advertir que el poder de los Belmont ya no protege a su tierra de los fatales designios de su temido padre, que amenaza, una vez más, con extender su maldad hacia el reino de los hombres.
Entretanto, Un misterioso Richter se mantiene oculto en los aposentos del temido castillo de Castlevania.
De nuevo, se avecina una sangrienta batalla entre las fuerzas del bien y del mal, de la que nadie sabe quién saldrá victorioso.
Castlevania reclama vuestra presencia, poblado de las más temibles criaturas de la noche, y tan sólo unos pocos elegidos pueden frenar su avance.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.