¿CÓMO ES EL AUTOR DE OLD SCHOOL GENERATION?

A raíz del reciente TEST, una curiosa lectora – de lo que se deduce que también es afortunada, puesto que no ha tenido ocasión de horrorizarse con las múltiples fotos que ocasionalmente publico a través de Facebook y Twitter – se interesaba por mi físico.
Así que con estas escasas líneas me dispongo a saciar su malsana curiosidad.
Aunque no se bien como, pues mostrar públicamente las consecuencias de ir en moto sin casco resulta una ardua tarea.
Si bien, para ser justos, es preciso reconocer que la edad no perdona.
Conservo parte de mi atractivo y glamour de antaño, multiplicado por unos veinte kilos más que hace escasos diez años.
No obstante, para compensar tamaña envergadura, tengo menos pelo en la cabeza que las piernas de una Barbie, y en vez de granos, estoy repleto de agujeros.
Quede claro que esto no resulta forzosamente negativo, pues ha permitido a un afanado grupo de científicos oriundos de Castiñeiras – mi localidad natal podría decirse –  descubrir que dichos orificios reunen las condiciones óptimas para la reproducción de orugas.
De modo que ya soy un feliz padre de más de doscientas criaturas clavaditas a mi.
Pero, si algún día empiezo a parecerme a una persona, prometo hacer el camino de Santiago andando de rodillas, a modo de agradecimiento, mientras practico mi pasatiempo favorito: el recauchutado de neumáticos con restos de ingles.
En fin, dicho esto, voy a ver si hago algo productivo con mi vida y estudio un poco más, porque me he visto forzado a dejar plastilina para septiembre, dadas mis grandes dotes intelectuales.
Sin más, os dejo con una de mis mejores fotos, con la que me presenté en la sección de contactos en El Club de la Mula Francis.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.