CONTRA 4

Konami siguió revitalizando sus franquicias a golpe de remakes y secuelas portátiles, como en el caso que nos ocupa: un Contra de factura yanqui y corazón nipón.

¡FELIZ ANIVERSARIO, BILL Y LANCE!

Aunque por los pelos, Contra 4 le sirvió a Konami para conmemorar el 20 aniversario – 1.987, 2.007 – de esta franquicia que tantas alegrías y exabruptos ha generado entre millones de jugadores, debido a sus colosales jefazos y su demencial nivel de dificultad.

Ambas señas de identidad están presentes en este cartucho, programado por los californianos WayForward; unos veteranos en el campo de las portátiles – de sus manos surgió Justice League Heroes: The Flash para GBA, que tantos suspiros ha arrancado a nuestro redactor jefe -.

Esta buena gente ha sabido continuar, con una maestría inimaginable, la herencia Contra con una entrega espectacular que en nada tiene que envidiar a los shooters facturados por sus colegas japoneses.

Es tan rematadamente difícil como sus ancestros, a los que honra con incontables homenajes y con unos gráficos 2D impresionantes que aprovechan la pantalla doble de DS para multiplicar el campo de visión, de acción y de peligro.

Si ya era duro aguantar con vida en anteriores Contra con una única pantalla, imagina hacerlo con un ojo puesto en la pantalla superior y otro en la inferior.

La pantalla doble les ha permitido además prolongar una noble tradición de la saga: la de alternar misiones de desarrollo horizontal y vertical.

En ambos casos, tus vidas – 3 en modo normal y difícil, 10 en modo fácil – volarán a velocidades de espanto.

Salvo los récords y los extras desbloqueables, de los que hablaremos más adelante, todo tu avance se pierde con la última vida, como en los viejos tiempos.

Agota todos tus créditos y volverás a la primera fase.

Hoy en día puede parecer el infierno, pero no olvidemos que así sucedía en los Contra clásicos.

La mecánica no ha cambiado, nosotros sí.

Nos hemos vuelto comodones, nos hemos atocinado tras años de grabar partidas, y ya es hora de sudar y volver a oír crujir nuestros pulgares, mientras luchamos como jabatos para conservar esas últimas vidas.

Pero no todo son malas noticias.

Para facilitar el salto vertical de un apantalla de la DS a otra, se les ha incorporado a Bill y Lance un garfio al estilo Bionic Commando, aunque esta es la única libertad que se han tomado en Contra 4.

El resto sigue al pie de la letra el desarrollo de sus predecesores.

El jugador puede almacenar hasta dos armas especiales a la vez, teniendo en cuenta que las perderá cada vez que muera – lo que sucede muy a menudo -.

Así que volvemos a la clásica maniobra de siempre: avanzar por el nivel con el arma perrillera, guardando el arma potente para el enfrentamiento contra el jefazo de turno.

Y qué jefazos.

Auténticos mostrencos que ocupan las dos pantallas de la DS, dignos sucesores del tortugón de Contra IIISuper Nintendo – y el mecha tronchacoches de Contra: Hard CorpsMega Drive -.

DAME ROTACIONES Y LLÁMAME TONTO

Como si de una producción de Treasure se tratara, los jefazos de Contra 4 despliegan tanto virtuosismo técnico como mala leche, demostrando que lejos de servir sólo para regenerar las neuronas de Nicole Kidman, la DS aún podía convertirse en el refugio de los amantes de los gráficos bitmap.

Nos ponemos candongos al imaginar un esfuerzo semejante encaminado a recrear un Castlevania en doble pantalla – sin ocupar una entera para los menús -, aunque habrá que conformarse con lo que hay, que no es precisamente poco.

Mal nos pese, el cartucho ni siquiera apareció en nuestro país, así que muchos nos tuvimos que conformar al humedecernos viendo estas pantallas.

Perderse algo así no se olvida en la vida.

Yo todavía me despierto gritando algunas noches por no haberme comprado en su día el Contra Advance de GBA.

EXTRAS A CASCOPORRO

Para celebrar los 20 años de vida de la saga Contra, Konami tuvo a bien incluir en el cartucho un zurrón de extras, a cuál más jugoso.

Estos se van desbloqueando a medida que se completan desafíos en el modo Challenge.

Para abrir boca, nada mejor que jugar con las entregas de NES – impecablemente emuladas – de Contra – 1.988 – y Super C – 1.990 -.

En el apartado Museo podrás seguir la evolución de la franquicia a través de carátulas – de las tres regiones: EE.UU., Japón y Europa -, imágenes publicitarias y pantallas, tanto de las entregas recreativas como domésticas.

La pantalla doble de DS despliega además dos cómics – bastante cortitos y nada memorables, pero que ponen la guinda a un apartado de extras realmente impresionante -, así como una entrevista al productor Nobuya Nakazato, vinculado a la saga desde el Contra III de Super Nintendo.

Por último, los mitómanos podrán cambiar el sprite protagonista de Contra 4 por las encarnaciones de SNES, la chica de Hard Corps e incluso el robot de los Probotector – la versión europea de Contra -.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.