CONTRA

También conocido como Probotector o Gryzor, Contra es un título frenético que toma prestados algunos elementos de célebres largometrajes, tales como Alien, Predator y Rambo.

A grandes rasgos el cometido del usuario consistirá en asumir el rol de un valeroso soldado, cuya arriesgada misión le llevará a oponerse contra centenares de enemigos procurando salir invicto, lo que se traduce en un juego de acción desenfrenada y gatillo fácil.

La trama nos sitúa en el hipotético año 2.631, coincidiendo con la caída de un funesto meteorito en el territorio próximo a Nueva Zelanda.
Apenas dos años más tarde una nueva organización terrorista, conocida como Red Falcon, se alza implacable en aquel fatídico lugar con la firme intención de imponer su dominio al mundo libre.

Afortunadamente, la salvación llegará de la mano de dos poderosos militares, bautizados para la ocasión como Bill Rizer y Lance Bean, quienes han recibido las órdenes de adentrarse en la inaccesible base enemiga y destruirla por completo a cualquier precio.

Huelga decir que este argumento se corresponde con la versión arcade original, pues en el resto de entregas disponibles se hacen notar escasas diferencias con respecto a la fecha, el nombre de sus protagonistas e incluso a la localización de la isla donde transcurre todo el conflicto armado.

Llegados a este punto, resulta evidente que Contra es una aventura pensada para disfrutar de forma individual o bien en compañía de un segundo usuario, donde cada jugador asumirá el control de uno de estos soldados legendarios enviados a una misión suicida, en la que cualquier probabilidad de éxito es ínfima.
Felizmente, en su peculiar periplo en pos de la destrucción de la intimidante base alienigena, ambos héroes dispondrán de una contundente ametralladora de munición infinita que simplificará ligeramente su arduo progreso.

Además, los dos militares de élite podrán recurrir a toda su potencia de fuego sin necesidad alguna de detenerse en el camino, disparando en cualquier dirección imaginable; algo que se antoja realmente necesario, pues los enemigos resultan abundantes en todo momento, y cualquier impacto recibido supone una muerte inminente.

Por descontado, conforme se afiance el progreso los aficionados podrán acceder a un complejo arsenal, modificando así el arma inicial y potenciándola mediante el uso de ametralladoras, lásers o escudos, incrementando por tanto las irrisorias posibilidades de supervivencia.
Ocho extensos niveles separan a los dos intrépidos guerreros de su éxito personal y la salvación mundial, de los cuales cinco se desarrollaran mediante una perspectiva horizontal.

De las siguientes fases disponibles, una de ellas cuenta con un vistoso desplazamiento vertical, y las demás recurren a una sobrecogedora visión trasera, coincidiendo estas pantallas con aquellas situadas en el interior de las bases enemigas.
Un detalle digno de mención para la época, pues supuso un intento por innovar al mostrar una apariencia tridimensional.

El resto de apartados técnicos cumplen su cometido con holgura, entre los que destacan el sensacional acabado gráfico y una ambientación cuanto menos magistral, donde las explosiones cobran especial protagonismo, sin olvidar a unos efectos sonoros realmente conseguidos para tratarse de un programa que data del 1.987.

En definitiva, Contra es una aventura de acción ilimitada donde la mayor inquietud del afanado usuario pasará por proteger su propia vida en la medida de lo posible, y acceder al siguiente nivel en caso de contar con la destreza y experiencia necesaria.
A destacar la apasionante conversión realizada para NES, que podréis disfrutar desde el siguiente enlace.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.