CRASH TAG TEAM RACING

Crash Tag Team Racing Pixel Art Xtreme Retro

Esta aventura sobre ruedas, protagonizada por el inconfundible marsupial, posee el dudoso honor de contar con tiempos de carga mucho más largos que sus gloriosos antecesores, Crash Team Racing y Nitro Kart.

475239-crash-tag-team-racing-psp-screenshot-loading-screen

Tan largos que jugar a Crash Tag Team Racing podría convertir a alguien con el talante de ZP en un desquiciado crónico.

475233-crash-tag-team-racing-psp-screenshot-to-the-whale-arrr

Aparte de este inexplicable empeño por hacerte esperar mientras se carga un nuevo circuito o zona del parque de atracciones en el que está ambientado el juego, lo cierto es que pocos reproches más se le pueden hacer a CTTR.

475237-crash-tag-team-racing-psp-screenshot-random-shootings

El título desarrollado por Radical es un calco en la práctica totalidad de versiones, donde se combinan con acierto las carreras de karts – y otro tipo de pruebas al volante de esos vehículos – con la exploración plataformera en busca de monedas y cristales para lograr el acceso a nuevas zonas, pistas y coches.

475225-crash-tag-team-racing-psp-screenshot-taz-style

Y para redondear la oferta lúdica, también podrás disfrutar de un buen puñado de minijuegos.

475234-crash-tag-team-racing-psp-screenshot-getting-wet-feet

El sentido del humor, un tanto cafre a veces – Crash puede morir de 34 maneras con animaciones propias -, el estupendo doblaje, la posibilidad de fusionar en carrera tu kart con el de un rival o las atribuladas partidas para varios jugadores son otros motivos por los que resultaría imprescindible la compra de este entretenido programa… si no fuera por esos insufribles tiempos de carga.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.