CURIOSO RPG QUE PARODIA LA VIDA SENTIMENTAL DE NUESTRO REDACTOR JEFE

1a1b1c1d1f1g1h

José no tiene dignidad, ni aptitudes para el noble arte del ligoteo“.

Con estas duras palabras definen en Xtreme Retro a José Andrés, un digno representante de esa tribu urbana tan extendida en España que responde al nombre de seductores fracasados.

El sufrido redactor, conocido como infecto despojo humano entre sus allegados, o también como Matrix en su antiguo centro de estudios – debido a que en sus notas sólo habían ceros y unos – carece por completo de vida sentimental.

De carácter rebelde e iconoclasta, José decidió confeccionar esta humilde web, con la que tortura cada día a cientos de lectores mediante sus insípidas ocurrencias.

Desde entonces, vive encerrado en un cuarto oscuro repleto de Mega Drives y Super Nintendos.

Y cuando no duerme, contesta al teléfono o protagoniza diversos RPG’s, épicos donde los haya, como el que podéis ver poco más arriba.

Sus padres, desesperados por su evidente parasitismo, han optado por una solución drástica: recurrir al aborto tardío.

Según afirman: “a lo mejor llegamos un poco tarde, pero al fin y al cabo, las únicas funciones de José Andrés consisten en insultar la inteligencia de sus lectores, y tratar de ligar sin éxito alguno.

Esto demuestra que su cerebro y sistema nervioso están menos desarrollados que el de una ameba“.

La propuesta parece, a tenor de los argumentos esgrimidos, bastante coherente.

Y es que, tal como hemos podido comprobar en esta modesta redacción, desempeña una labor profesional digna de un organismo unicelular.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.