DANNY SULLIVAN’S INDY HEAT

Respaldado por su fama en los salones arcade y sus respectivas versiones para Amiga y en menor medida para Atari ST, Indy Heat finalmente fue convertido para hacer las delicias de los afortunados usuarios de NES.

Siguiendo la estela de títulos como el Super Sprint de Atari o Super Off Road de Tradewest, este singular arcade de conducción propone un desarrollo ciertamente asequible, que a grandes rasgos consiste en competir contra otros cuatro pilotos a lo largo de nueve circuitos ambientados entre Canadá y los Estados Unidos.

Para aquellos amantes de las curiosidades, huelga decir que la versión de Super Nintendo fue desarrollada por la compañía Storm.

Probablemente habréis oído en multitud de ocasiones – ya sea en largometrajes o incluso en el peculiar mundo de los videojuegos – aquella célebre frase que dice así “lo único importante es la victoria“; o aquella otra que reza “esta es una carrera a vida o muerte”.

Pues bien, en Indy Heat tales afirmaciones resultan ser ciertas, puesto que el usuario dispone de tan solo tres vidas que irá perdiendo paulatinamente siempre que no resulte coronado como un claro vencedor, es decir, cada vez que no se finalice el trazado en primera posición.

Desafortunadamente la resistencia no es una de las cualidades más notorias en los vehículos disponibles, especialmente aquellos que tengan la mala fortuna de chocar contra el temerario Danny Sullivan – un afamado conductor de alto riesgo que goza de un gran renombre en el territorio americano -, siendo necesario evitar sus envestidas a cualquier precio si el jugador no desea asistir de forma reiterada a los boxes, sacrificando por tanto cuantiosos y preciados segundos; si bien allí mismo es posible conseguir diferentes reparaciones en caso de disponer del suficiente crédito.

Por fortuna la primera posición se recompensa con una generosa retribución monetaria, que será posible invertir en toda suerte de complementos que mejoren las prestaciones del coche en cuestión.

Y así hasta conquistar la victoria en Tradewest Speed Bowl, donde las ganancias obtenidas se multiplicarán por dos.

Respecto a los apartados que integran el título, el acabado gráfico es notable y el control de los vehículos exquisito.

A destacar la opción de jugar una partida para cuatro usuarios de forma simultanea, previo uso de un adaptador, donde las carreras se convierten en auténticas reyertas a cuatro bandas.

No obstante, puestos a pedir sería deseable que se hubiera incluido algún circuito más, así como una mejor resolución en el apartado musical.

En síntesis…

Sin lugar a dudas, su elaborado apartado gráfico y la posibilidad de disfrutar de la carrera junto a otros tres compañeros son las mejores bazas de Indy Heat.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.