DARIUS

¡ATENCIÓN!. ¡Un enorme acorazado se acerca a toda velocidad!“.

Para los exploradores submarinos de Darius esto significaba la llegada de algo grande, escamoso y probablemente muy difícil de aniquilar… una agonía si ya no te quedaban poderes extra.

En 1.986 los artificios visuales innovadores se consideraban la forma más efectiva de llegar a los clientes de las máquinas recreativas.

Se trataba de ofrecer experiencias tan sofisticadas que fueran imposibles de reproducir en casa, a menos que se metieran las pesadas coin-op en el salón.

Y el juego acuático de desplazamiento lateral, gestado en el seno de Taito, apareció en una máquina descomunal que no tenía uno, sino tres monitores ingeniosamente superpuestos, con unos espejos verticales colocados al fondo, cuyo efecto era el de un vívido e impresionante panorama.

A esta apariencia se añadía un estilo atrayente que promovía el juego simultáneo – por no hablar de cómo se tragaba las monedas – en el modo de dos jugadores, y una impactante banda sonora – obra de Zuntata, la banda propia de Taito -.

En cualquier caso, los que sucumbieron a los escurridizos encantos de Darius acabaron sintiéndose como reclutas con medios insuficientes.

La nave Silver Hawk, aunque va equipada con misiles, bombas y un escudo protector, tiene una capacidad de disparo que, por defecto, es rudimentaria, y los poderes extra no son muy frecuentes.

Lo cual resulta especialmente preocupante cuando debes combatir con la guinda del juego: un séquito de jefes-peces robóticos e ingeniosos.

Tal vez a Taito le faltara ambición en la mecánica del juego, pero los mundos sumergidos que se desplazan en Darius y la variedad de sus extraños habitantes siguen siendo verdaderas maravillas de las profundidades marinas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.