DARWINIA

La historia de Darwinia está inexorablemente unida al gran premio que le fue concebido en el Festival de Juegos IndependientesIGF – de 2.006.

Ese fue, precisamente, el año en que el IGF consiguió su mayor impulso como creador de reyes.

Por ejemplo, Jonathan Blow y Jenova Chen, las estrellas nacientes de la escena independiente, consiguieron sendos premios por Braid y Cloud, respectivamente.

Pero las verdaderas estrellas de la noche fueron los miembros de Introversion, que obtuvieron tres premios muy merecidos.

Darwinia crea una campaña alrededor de un conmovedor elenco de personajes, los Darwinianos, sencillas formas de vida digitales que contemplan indefensas la cantidad de horrores que Introversion les lanza.

Estas criaturas viven en el ordenador de un tal Dr. Sepúlveda, que aparece mediante una webcam para guiarte por la campaña.

A través de una serie de paisajes que cuentan con una cuadrícula similar a la de un mapa topográfico, el jugador debe liderar a los Darwinianos contra una invasión de virus rojos.

Las unidades blindadas especiales sufren lo peor del ataque, y mientras que los Darwinianos regulares te exigen cierta organización a nivel básico, aquellos son nobles, dirigentes y valientes.

Al morir, sus espíritus se liberan y se dirigen al cielo, una elegante manera de decir que sus almas tal vez permanezcan en las entrañas de tu máquina.

Tras Darwinia, Introversion también produjo Multiwinia, un frenético título multijugador que enfrenta a los Darwinianos entre sí.

Los combates se vuelven caóticos, ya que hay armas especiales que caen de los cielos, por lo que las tornas de la batalla cambian en pocos segundos.

Por cierto, nunca está de más recordar que ambos juegos se unieron en un mismo paquete en el año 2.010, cuando Introversion publicó Darwinia+ para Xbox 360.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.