DE REGRESO A RETROINVADERS Y CURETRO

Tuve la dicha de conocer ambas comunidades hace largos años, cuando preparaba el blog de Old School Generation y yo todavía era un joven e inexperto redactor.

A decir verdad esa fase inicial era la más satisfactoria, pues todo era posible porque todo estaba aún por escribir, y como quien no quiere la cosa, bendecido por súbditos relámpagos de lucidez, el difunto blog fue tomando forma.

De esos días recuerdo grandes jarras de cerveza en compañía de buenos amigos, humo de tabaco en bares de mala muerte, y conversaciones sobre videojuegos hasta las tantas de la madrugada.

Por aquel entonces entré a formar parte del consagrado equipo de FASEBONUS, que no tardó en consolidarse como uno de los podcasts más aplaudidos del momento.

Y así pasaron mis primeros años como bloggero.

Casi sin darme cuenta me descubrí en RetroInvaders, donde a golpe de tecla escalé incontables posiciones y tuve la dicha de conocer a grandes personalidades del sector, encabezadas para la ocasión por el insigne José Zanni.

Entonces recordé que una vez, en otra vida no muy distante pero anterior a mi estreno como redactor en cualquier caso, ya había tenido noticias de esta creciente comunidad, y todavía rememoraba algunos de sus artículos magistralmente recopilados.

– ¿”Hasta cuando seguirás escribiendo sobre videojuegos“?, me preguntaba un antiguo amor largamente olvidado, o quizá no tanto.

Entonces yo me encogía de hombros y permanecía callado, hasta que resolví que mientras perdurase mi pasión por esta industria, de algún modo u otro seguiría atado a este peculiar mundillo.

Lo dije como quien sabe que no existen los finales felices, y sin embargo consciente de que estas comunidades suponían una inyección de optimismo, pues en aquella etapa inicial y tan significativa me permitieron profundizar como nunca antes lo había imaginado sobre el medio.

Desde entonces repetí el ritual de visitar dichas páginas, especialmente la primera, y fui descubriendo otras tantas en la que todos mis compañeros no aparecen, pero si están igualmente representados.

Y casi por instinto, tras la reciente creación de Xtreme Retro, me vi buscándolas de nuevo, hasta que comprendí que en realidad me buscaba a mi mismo, pues uno de los pocos elementos que me caracterizan es el amor que le profeso a los juegos más o menos clásicos.

Quizá si existan los finales felices después de todo, y mi destino estaba orientado a reencontrarme con José Zanni y compañía.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.