DEATH RACE, ASENTANDO LAS BASES DEL CARMAGEDDON

Este título, lanzado en el año 1.976, ostenta el dudoso honor de ser considerado como el primer juego que despertó polémica en la sociedad del momento por su elevado contenido violento, mostrando un mundo ambientado en el año 2.000 donde la vida humana carecía de valor y las carreras con atropellos eran el deporte de moda.

Como curiosidad, los medios especializados, tanto la prensa escrita como los telediarios, cargaron de forma directa contra el programa, olvidando por el camino que este se basa de forma directa en un largometraje del cual toma prestado su nombre y argumento, y del que se hizo caso omiso en las numerosas críticas vertidas sobre el videojuego.

Respecto al juego, fue desarrollado por Exidy, y nuestro cometido pasaba por atropellar al mayor número de peatones en el menor tiempo posible, una temática de la que bebe el polémico y reciente Carmaggedon.

Una de las causas por las que el título se ganó la enemistad de parte de los usuarios, era el parecido de los peatones con las personas reales, al menos en cuanto a forma se refiere, así como el desagradable grito que emitían al ser atropellados, y la consabida tumba que hacía acto de presencia poco después, siendo este el factor clave para aumentar nuestra puntuación por añadidura.

E incluso era posible retar a un compañero para participar en sangrientas carreras a dos bandas, competiendo por conseguir el mayor número de atropellos posibles cada uno de los participantes.

Sea como fuere, la repercusión mediática del juego cogió por sorpresa incluso a los desarrolladores, quienes trataron de restarle importancia al marcado carácter violento del título en cuestión asegurando que las víctimas no eran otra cosa que zombies, del mismo modo que ya se hiciera con las adaptaciones de Carmageddon a consola.

Pero estos argumentos no convencieron a la crítica, menos aun cuando llegó a conocerse que el prototipo del juego había sido bautizado con el nombre de Peatón (Pedestrian).

Como era de esperar, no tardaron en hacer acto de presencia acusaciones de todo tipo y pelaje, provenientes de los más diferenciados medios, si bien en mayor o menor medida todas ellas estaban cortadas por un mismo patrón, tachando al juego de enfermizo y enfatizando su impacto psicológico sobre los usuarios, lo que derivó en numerosas protestas y manifestaciones en su contra.

Aunque como sucede en estos casos, este tipo de conductas sirvieron para promover un programa que de otro modo hubiera pasado desapercibido en mayor medida, sirviendo a la causa como una excelente publicidad que le valio para darse a conocer en una época donde los videojuegos no eran precisamente sinónimo de popularidad y diversión, como si sucede en la actualidad.

La historia del título continúa pasados algunos años, momento en el que hizo aparición en los salones arcade Death Rally II, que a grandes rasgos se trataba del título original, al que se le había cambiado el nombre tratando de evitar la polémica.

Su continuación, Super Death Chase, no se hizo esperar, y se puso a la venta en el año 1.978, y apenas dos años más tarde llegó a contar con una versión para la mítica consola de Nintendo, NES, con su violenta aportación al extenso catálogo de la plataforma de 8 bits, un hecho cuanto menos sorpredente, pues desde sus inicios la empresa nipona siempre se ha jactado de repudiar juegos de esta índole.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.