DEFENDER OF THE CROWN

Defender of the Crown, que apareció antes de que el Amiga de Commodore se introdujera en el mercado de masas con el modelo A500, fue el primer título de Cinemaware; una empresa que sería conocida por sus juegos inspirados en el cine.

Es un título simple al estilo del Risk ambientado en la Edad Media, donde el jugador asume el papel de uno de los cuatro Señores Sajones que intentan conquistar Inglaterra con sus ejércitos, que recorren el país para adueñarse de condados, recaudar fondos y, en última instancia, borrar del mapa a sus enemigos.

Lo distintivo de este título es que, aún sin aprovechar toda la potencia del Amiga, ofrecía unos gráficos para los ordenadores domésticos que eran, en pleno 1.986, sorprendentes: a todo color, muy detallados y sometidos a una brillante dirección artística.

Esto ayudó a transformar las características de la acción, como los torneos de justas o los asaltos a los castillos, en experiencias casi cinemáticas para el jugador doméstico.

Aunque fue un hito, el Defender of the Crown original quedó mermado debido a las prisas por finalizarlo, y varios elementos casi acabados – opciones estratégicas más profundas, más localizaciones y diferentes municiones de catapulta para los asedios de los castillos – no fueron incluidos.

Pero, después de su enorme éxito, estas omisiones se incluyeron en muchas de las versiones que se hicieron para otros sistemas, sobre todo en la adaptación para Atari ST.

Aunque Defender of the Crown es tan simple que lo puede jugar hasta un niño, luego el título empieza a escorarse hacia producciones que visiblemente no se centraban sólo en la jugabilidad, sino en crear una experiencia cinemática interactiva.

Un objetivo que resonaría de un extremo a otro de la industria.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.