DEJÁNDOME SEDUCIR POR BLIZZARD

Blizzard World of Warcraft MMORPG PC Pixel Art Xtreme Retro

Yo no quería hablarles de mi – ya superada – adicción al World of Warcraft.

Juro que no quería.

La adicción a un juego online es como un herpes: algo que te callas, asumes y, si se da una situación de suficiente intimidad, confiesas con rubor y una pizca de orgullo.

Pretendía olvidar aquel año y medio en el que mi vida fue apisonada, reducida a satisfacer necesidades básicas para continuar jugando.

Pero Ella no quiere que olvide.

Me refiero a Blizzard, claro está, esa buscona americana asentada en un arrabal de París, Vélizy, que bien podría llamarse villavicio.

El mejor camello que todo hombre pueda desear; atenta, complaciente, buenos precios, excelente mandanga y disponible 24/7.

La muy pelandrusca había hecho llegar hasta mi buzón una copia gratuita de la expansión del juego.

Un anzuelo envenenado; un cepo personalizado.

Yo, por supuesto, no le había pedido nada desde que corté la relación.

Estaba limpio.

Recibía las noticias de sus recientes éxitos con la sonrisa sardónica del que asiste al coqueteo de su exnovia con el camarero de la discoteca.

Yo, a Blizzard, ya no le devolvía las llamadas.

En una lacrimosa carta que acompañaba al juego me llamaba “Héroe caído” y me rogaba “desempolvar la armadura y unirme a la lucha contra la Legión Ardiente”.

Maldita calientabraguetas: qué bien se le dio siempre ponerme a cien…

Alguno podría haber considerado aquella cajita como el triste intento de la compañía por repoblar un juego que se enfrentaba a su inevitable decadencia, más yo veía aquello como una exhibición de fuerza: cualquiera de sus lacayos había repasado personalmente mi historial, mis horas de conexión y la duración de mis sesiones.

Me enfrentaba a un verano especialmente mierdero y Ella había hecho que regresar fuese tan fácil como chasquear los dedos.

Como volver a calzarse unas viejas zapatillas con las que apenas puedes andar… pero oye, es que son tan cómodas…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.