DEMAKE DE RESIDENT EVIL

A pesar de la actual corriente que está llevando a muchos desarrolladores a reversionar distintos títulos para adaptarlos a las necesidades propias de un sistema de 8 bits, este juego en concreto data del año 2.003, por lo que bien podría considerarse como bastante ancicipado a esta moda emergente.

A nivel visual el título resulta más que acertado, consiguiendo adaptar con cierta maestría los complejos decorados que daban forma al programa original, versionándolos acorde con el particular aspecto gráfico que lucía la difunta NES, dando lugar a un survival horror que bien podrá entusiasmar a los seguidores incondicionales de los juegos más clásicos, que a día de hoy no son precisamente pocos.

Lamentablemente el apartado jugable se ve empañado por tres únicos lunares, pues el título se encuentra de forma íntegra en japonés, lo que dificulta en gran medida el avance por el mismo, más aún si los usuarios no disfrutaron del original, que puedan usar a modo de referencia.

En cuanto a los combates, se ha implantado el mismo sistema del que ya hizo uso en el no demasiado recomendable Resident Evil Gaiden de Game Boy Color; es decir, que nos enfrentamos con los enemigos en primera persona, zombis para la ocasión como dictan los cánones de la saga, y debemos detener un punto que se mueve de forma aleatoria por la pantalla, tratando de acertar en el momento y lugar oportuno a nuestro agresor.

Pero quizá el aspecto negativo más destacable, de forma parecida a lo que pudo verse en el demake del Final Fantasy VII, es la ausencia de uno de los personajes principales, que no es otro que Chris Redfield, por lo que el usuario se ve obligado a escoger a la heroína original de la saga; si bien este hecho no influye ni afecta de modo alguno al apartado jugable.

Del resto de apartados bien podéis esperar lo mejor, siempre teniendo presentes las limitaciones propias de la época, y es que el nivel de fidelidad conseguido con respecto al original es cuanto menos loable.

La mansión está recreada con esmero, y lo mismo puede decirse del apartado sonoro, que trata de reproducir sonidos audibles que imitan en cierto modo a los del programa original.
Puertas que se cierran, algunos gruñidos habituales y un largo etcétera tienen aquí cabida, si bien no podéis esperar que os acompañe una armoniosa melodía durante el transcurso de esta consagrada aventura, pero realmente no es algo imprescindible, pues los sonidos disponibles acompañan sobradamente a la acción durante toda la partida, y de forma óptima por ende.

Un título, en definitiva, que bien sabrá contentar a los amantes del clásico que ha hecho su aparición en numerosas consolas, y que ahora puede ser disfrutado en la antigua NES que tantos y tan gratos momentos nos ha brindado en el pasado.

Los que no hayan jugado al original, o bien a alguno de sus incontables remakes, quizá puedan abstenerse de probar este, a no ser que quieran deleitarse con unos entornos gráficos minimalistas pero que desbordan ese sabor añejo que tan bien supieron imprimirle notables desarrolladores en el pasado a sus títulos, aunque la barrera del idioma se antoja como infranqueable si no se tiene una constancia previa de qué objeto es preciso encontrar o cómo han de ser resueltos los diversos puzzles que plantea el desarrollo.
.


Un gran título que no por ese sabor añejo es menos bueno.

Al menos es una curiosidad que todos los seguidores incondicionales de la serie deberían tener en cuenta.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.