DESERT TANK

AM2, la división de máquinas recreativas de la compañía nipona, realizó este juego basado en el, por entonces, último e innovador soporte de hardware creado por ellos mismos: Model 2.

Se trata de Desert Tank, un simulador de guerra protagonizado por un poderoso tanque perfectamente equipado.

La labor del jugador consiste en pilotar esta fabulosa máquina y destruir todo lo que se ponga a su alcance.

Como en Daytona USA, el juego cuenta con varias perspectivas diferentes que permiten ver el tanque desde dentro, inmediatamente detrás, a corta distancia o en un plano aéreo.

Pero, sin lugar a dudas, el apartado gráfico es lo más sobresaliente del programa.

Además del elevado número de polígonos que se manejan en Desert Tank, las increíbles texturas creadas por el equipo de Martin Marietta, verdaderos especialistas en el tema, dotan al juego de un realismo poco usual que ya se pudo apreciar en Daytona USA.

Por otro lado, el control del vehículo es lo suficientemente sensible como para que os sintáis a los mandos del mejor carro de combate.

Utilizando el cañón o la ametralladora, el objetivo es destruir las bases enemigas a lo largo de varios recorridos en los que contáis con un tiempo limitado, al igual que sucede en los arcades de velocidad.

Toda una experiencia que bien merece la pena vivirse.

VIBRANTE

Cuando vuestro tanque sufría los impactos de los misiles enemigos, era posible sentir la vibración al volante.

Realismo no le faltaba.

ACTÚA CON CALMA

Las situaciones sorprendentes se suceden en Desert Tank.

Y no sólo es cuestión de disparar, también hay que pensar un poco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.