DINASTY WARRIORS: GUNDAM REBORN

¿Cuántos Real Robot caben en un Blu-Ray?.

Mazo.

La respuesta es mazo, mogollón, un puñao.

Incluyendo Mobile Armors y, en general, representantes de casi todas las eras Gundam.

Echando cuentas, si pongo todos los que son y sus series, se me acaba la página, más de 120.

Así que vamos al juego en sí.

Era el Gundam Musou para acabar con todos los Gundam Musou hasta que llegasen los de próxima generación.

Incluye las mejores características de los tres títulos precedentes, salvo una: han quitado el cel-shading porque “era demasiado vistoso”.

Literalmente, como si los Warriors fuesen sobrados de carisma gráfico.

Han recuperado las batallas espaciales con movimiento vertical – que sigue siendo un sindiós, pero se agradece -, mantienen los ataques combinados, y han añadido transformaciones, un modo Super RobotBurst, se llama -, la capacidad de ordenar ataques tácticos y liderar ejércitos, modelos de destrucción y daños…

Todo lo imaginable en un juego de Gundam que se precie, e inimaginable para un Dinasty Warriors.

No soy precisamente fan de los Real RobotMazinger, siempre, todo el rato -, pero este Reborn se centra en lo importante y deja de lado las movidas dramáticas de sus pilotos.

De estos han rescatado las habilidades propias – los NewType y los SEED cuentan con poderes propios, por ejemplo -, con lo que el resultado es, posiblemente, uno de los juegos más completos de todos los Musou hasta la fecha – y los he jugado TODOS -.

Precisamente eso es lo que menos entiendo de las sagas paralelas: tanto One Piece, como Hokuto, como los Sangoku – los Samurai Warriors – han dejado en algún momento juegos memorables dentro de su género, incluso trascendiendo el chiste recurrente de que todos los Warriors se juegan de la misma manera.

A veces, hasta sospecho que Omega Force es un estudio buenísimo, capaz de parir ese juego definitivo con el que llevan amenazando desde hace una década.

Y Reborn se queda cerca: un poco más de lujo técnico – ¡y el cel-shading! -, un control un poquito depurado, y Gundam Reborn sería el juego de “roboces” definitivo, incluso para toda la gente a la que no le gustan.

En su estado final estuvo más cerca de conseguirlo, pero aún coleaban los vicios heredados tras una década de repetir variantes.

Por lo pronto, me tiene boquiabierto a ratos, entretenidísimo a pesar de que vengo de dejar a China con dos habitantes tras Dynasty Warriors 8 Xtreme Legends, y empollándome la wiki de Gundam a ver si es que de verdad molan tanto y me estoy perdiendo algo importante.

La única explicación que se me ocurre para semejante despliegue es que en el estudio todos sean más fans del RX-78 que de sus propias sagas.

PERFIL DE GUNDAM

Los Real Robot por excelencia son casi una religión en Japón: parques temáticos, plantas enteras de centros comerciales dedicados a ellos, un RX-78 con luz y movimiento a tamaño natural en plena calle…

¿Por qué les gustan tanto?.

Pues en gran medida por su habilidad para coger todo el drama del género bélico y vestirlo con “roboces” gigantes.

MANDA HUEVOS

Robots de muchas toneladas levantados cinco metros del suelo por una ráfaga artillada.

Y luego quitan el cel-shading por falta de realismo.

Si es que…

ROBOTS EN EL ESPACIO

En el espacio nadie puede escuchar tu cuenta de bajas con tres ceros.

Gundam Reborn tiene serios problemas para adaptarse al movimiento tridimensional, pero lo intenta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.