DISGAEA 2: CURSED MEMORIES

¿Era necesaria una continuación de Disgaea, un RPG táctico con un último nivel tan difícil que puedes estar sudando tinta para siempre sin llegar a superarlo?.

Pese a que algunos de los mapas y campos de batalla de títulos posteriores estuvieran tan llenos de posibilidades estratégicas que permitían reproducir determinadas luchas indefinidamente, el juego no estaba pidiendo a gritos una segunda parte.

Disgaea 2: Cursed Memories sin duda pertenece a la escuela de “más de lo mismo” del diseño de continuaciones, pero cuando el resultado está tan pulido, es tan divertido y simpático, cuesta enfadarse por eso.

De hecho, cuesta hacer otra cosa que no sea prepararse para volver a ese brebaje embriagador y seguir insistiendo en los niveles una y otra vez.

Tras conocer los caprichos y flaquezas de un puñado de habitantes del mundo de las tinieblas en el transcurso del primer juego, enseguida empieza una aventura épica en la que una pandilla de héroes adorables sale corriendo para romper un potente hechizo que está convirtiendo a la población en demonios.

Eso se traduce en otra serie de reyertas isométricas, que se entrecruzan con un rico mundo de fantasía, donde el diseño de los personajes y los demenciales efectos de la batalla conspiran para crear una de las experiencias más placenteras que existen en cualquier plataforma.

El mundo de objetos se ha expandido significativamente, y los mapas son aún más enrevesados que antes.

Como la primera entrega, Disgaea 2: Cursed Memories ha sido trasladado a diversos sistemas, llegando a aparecer en PSP bajo el nuevo título Disgaea 2: Dark Hero.

Se trata de una encarnación del original muy fácil de jugar, pero los aficionados de largo recorrido tal vez quieran buscar la versión primigenia de PS2, que incluye un CD con la banda sonora.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.