DISNEY’S HERCULES

Su nombre es Hércules, y prácticamente no precisa de presentación alguna.
Aún así, merece la pena destacar que a finales del año 1.997 se enfrentó al reto más difícil de toda su carrera: convertirse en el heredero en PlayStation del sobresaliente Aladdin para Mega Drive.
Desarrollado por la célebre compañía Eurocom Entertainment y producido gracias a un triple acuerdo entre Disney Interactive, Sony Computer Entertainment y Virgin Interactive, Hercules fue programado junto a los responsables del film que, para aquellos amantes de las curiosidades, ocupa el puesto 35 en la lista de largometrajes animados que han sido gestados en la factoría de sueños Disney.
Sus creadores trabajaron en compañía de los directores John Musker y Ron Clements – en cuya extensa trayectoria se encuentran obras del calibre de La Sirenita y Aladdin -, así como con el selecto reparto original encabezado por el mismísimo James Woods – que prestó su voz al pérfido Hades – y Danny DeVito – que hace las veces de Philoctetes -, para grabar los respectivos diálogos del juego.
Gracias al asombroso sistema Playback de la 32 bits de Sony fue posible incluir entre cada fase un elevado número de secuencias extraídas directamente de la película, amén de dos escenas musicales completas – A Star is Born y Zero to Hero – en formato Wide Screen y maravilloso estéreo, con las melodías del simpar Alan Menken y letras del no menos afamado David Zippel.
En lo que respecta al título, Hercules combina con maestría fases en gloriosas 2D – muy en la línea del anteriormente citado Aladdin para Mega Drive – con otras en vistosas 3D, a imagen y semejanza del añorado Crash Bandicoot, con unos resultados brillantes por añadidura.
De entrada, los escenarios clásicos se sirven de una novedosa técnica, que Eurocom decidió bautizar con el sonoro nombre de Z-Depth, y a grandes rasgos permite entrar y salir por diversos planos de la pantalla.
Probablemente, los más talluditos recordarán algo bastante similar en el vitoreado Electrocop de Atari Lynx.
Por si fuera poco, también se recurre con relativa frecuencia al uso del scaling, como bien se puede apreciar durante el enfrentamiento contra las arpías, consiguiendo abarcar así una visión realmente amplia de la acción, siguiendo la estela del memorable Astal de Saturn.
El otro gran peso del programa recae sobre los niveles en plenas 3D, en los que se utiliza la técnica denominada Forced Scroll Z-Axis, facilitando así al valeroso protagonista cruzar zonas rebosantes de obstáculos sin aminorar el paso, con una perspectiva parecida al éxito de Naughty Dog, pudiendo además elegir diferentes recorridos.
Entre las dos formas de juego suman un total de diez fases, algunas de exagerada longitud, en las que el usuario no sólo deberá sacar a relucir sus mejores reflejos, sino también agudizar su intuición, ya que cada nivel es generoso en habitaciones ocultas y secretos a la espera de ser descubiertos.
Dejando de lado los términos más o menos complejos, resulta evidente que Hercules supuso una auténtica revolución en cuanto al apartado técnico se refiere.
Basta con decir que fueron necesarios más de 10.000 frames de animación para recrear al hijo de Zeus y sus implacables enemigos, sin olvidar a sus preciosistas escenarios – ricos en detalles hasta el punto de que ni siquiera parecen en 3D – que se reparten en tres universos bien diferenciados: a saber, la Tierra, el Monte Olimpo y finalmente el lúgubre reino de Hades.
No obstante, si algo destaca de todo el conjunto es sin lugar a dudas el monstruo de Hydra, de la que llegó a decirse que parecía extraída de una Nintendo 64 a pleno rendimiento.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.