DIVAGANDO SOBRE LA FIEBRE NEORRETRO ACTUAL

RPG Gnome Pixel Art Xtreme Retro

La fiebre neorretro actual es una buena idea, pero casi siempre va por el mal camino: o bien intenta crear una criatura Frankenstein con retazos de cosas muertas o, peor, se limita a pensar que con la estética vetusta basta.

El mejor ejemplo lo tenemos en Might and Magic X: Legacy, un juego que piensa que, con recuperar cuatro cosas de unos reptamazmorras de retícula que nunca fueron gran cosa, se iba a encontrar con el amor del jugador nostálgico.

El problema es que lo que molaba de los Might and Magic era el descaro con el que suplían sus incapacidades y su falta de licencia.

Sobre todo el de las partes que imitan – el IV y el V, los World of Xeen -, que decidieron enfrentarse a los grandes de la época metiendo extraterrestres en un juego de rol de fantasía – algo que también intentó el olvidadísimo Albion, por la ruta contraria: la de Flash Gordon -.

Cuando en New World Computing cerraron ese capítulo, decidieron tirar por un Heroes of Might and Magic en primera persona, en el que nos enfrentábamos a ejércitos masivos de sprites con hechizos de bomba nuclear y acábose mágico.

Legacy se limita a presentar un juego formulaico en el que están presentes las mecánicas de esos M&M, pero sin extraterrestres.

Y obligando al jugador a lidiar con uno de los sistemas más pelmazos del pasado: el movimiento por casillas, que estaba muy bien cuando jugábamos con un cuaderno – o cuando teníamos un mago con la habilidad cartografía, capaz de generar un automapa que por entonces nos parecía milagroso -.

Si encima ese sistema, propio de las limitaciones de hardware de la época – que redibujar el mundo en movimiento libre costaba muchos recursos -, te lo venden con un mundo 3D abierto y medio esplendoroso, lo único que demuestran es que no han entendido nada del asunto.

Pero Legacy no es el único infractor: las primeras betas para los patrocinadores del Kickstarter de Wasteland 2 – ese Fallout con su nombre original – sorprendieron con un insípido combate.

Afortunadamente, aquí la comunidad les hizo reflexionar sobre sus olvidos – es una de las ventajas de un buen compromiso de los desarrolladores con sus patrocinadores – y las carencias fueron subsanándose poco a poco.

Lo más curioso es que InXile – y mira que tienen a gente de los originales ahí metida – sí clavó nostalgias que en realidad son carroña y peso muerto – ¿quién entre vosotros echa de menos la gestión del equipo de los rolazos de los noventa? -.

No tengo problemas con neorretros bien entendidos, como FTL, que es un juego nuevo, aunque podría haber existido hace años.

Pero sí con cosas como Retro City Rampage, que trata de ocultar que es un mal juego tirándote referencias a la cara.

¿Mi solución perfecta?.

El nuevo XCOM, que es como el tercer disco de Portishead: lo que habría sido su historia si no hubiese cesado de forma abrupta.

Que mira al pasado para construir el mañana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.