DIVAGANDO SOBRE LA VIOLENCIA EN LOS VIDEOJUEGOS

Gun Power Pixel Art Xtreme Retro

No sabía si sorprenderme o no ante la reacción que en la redacción de Xtreme Retro suscitaron mis dudas acerca de la moralidad de un juego como Call of Duty 4, al que políticamente podríamos calificar, como mínimo, de conflictiva – dejémoslo ahí: no es la intención de este mal llamado artículo matizar las implicaciones políticas del juego de Activision; es una cuestión que, además, hemos discutido en el pasado -.

En un momento dado me atreví a calificar la violencia de Call of Duty 4 de genuinamente peligrosa, y rápidamente dos colaboradores ocasionales saltaron bramando que alguien como yo, que había defendido apasionadamente los excesos hiperviolentos de juegos como Manhunt 2, no estaba en posición moral para quejarse de nada.

Mis dudas acerca de la violencia presente en Call of Duty 4 – y acerca del que, desde luego, estaba muy lejos de sugerir que se prohibiese su distribución, y no miro a nadie – son relativas a la intensidad de la violencia que presenta: en ese sentido está muy lejos del propio Manhunt 2 o incluso de simulaciones bélicas más o menos fantasiosas, como Gears of War.

Mis problemas con COD4 van más hacia el planteamiento violento de un mensaje político igualmente agresivo.

Ojo: es un tema muy complejo, y no sin razón, mis compañeros subrayaron que habría que revisar el contenido político, y juzgarlo en consecuencia, de todos los juegos ambientados en la Segunda Guerra Mundial y de la imposibilidad de hacer el papel de nazis.

¿Se trata de corrección política o de higiene mental?.

Lo que sí tengo claro es que hay que hablar del tema, y cuanto más mejor: me gustaría encontrarme con algún periodista del sector que se implicara en este sentido, aunque no necesariamente en el mismo análisis en el que se glosan los magnificientes detalles gráficos y jugables del título, que también me parece perfecto.

Pero cuando yo defendí la violencia gráfica y – esta sí – inofensiva de Manhunt 2, lo hice sin titubeos y con todas las consecuencias.

Ahora, el que quiera peces… que se moje el culo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.