DONKEY KONG: JUNGLE BEAT

Donkey Kong: Jungle Beat, aunque se juega con el mando tipo bongos que Nintendo desarrolló para Donkey Konga, en realidad es un juego de plataformas.

Fue creado por Yoshiaki Koizumi, que después dirigiría Super Mario Galaxy, como continuación de otros juegos de plataformas más tradicionales de Rare para Super Nintendo y Nintendo 64.

Pero su inventiva posee luz propia, expresada en gran medida en la sorprendente delicadeza de un sistema de control bullicioso y sencillo que prefiguró la detección de movimiento de Wii.

El conjunto funciona con tan sólo tres órdenes: golpea el bongo derecho para ir a la derecha y el izquierdo para ir en esa misma dirección, y finalmente, toca con las palmas para saltar.

Cuanto más rápido tocas este instrumento de percusión, más rápido va Donkey Kong.

No consiste simplemente en llegar al final del nivel, sino que también importa cuántos puntos puedes lograr.

Los puntos o “compases” se obtienen al recoger plátanos y realizar “combos“.

El juego también ejemplifica la tendencia de Nintendo a reutilizar su propia herencia.

Está Donkey Kong y los juegos de plataformas, por supuesto, pero también tenemos Punch-Out!!, con sus luchas con enemigos finales representadas como combates de boxeo, y con una galería de villanos compuesta por fortachones de aspecto simiesco.

La mayoría de las secciones se han diseñado de forma que se puedan atravesar encadenando movimientos, como saltar sobre muros y colgarse de parras; algo que, siempre que no toques el suelo, te permitirá obtener puntuaciones más altas.

Pero lo que no olvidarás son los finales de cada nivel, y tampoco hay momentos para relajarse.

El minijuego implica, además, una extenuante sesión de larga duración para conseguir todos los plátanos que puedas, lo cual dejará tus brazos y la palma de tus manos ardiendo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.