DOOM

Tal vez te sorprenda, pero los videojuegos modernos le deben muchísimo a Doom.

¡En serio!.

Hace algunos años, en un informe se aseguraba que los juegos de disparos en primera persona eran el género “más atractivo” – es decir, el más lucrativo – para los fabricantes, y es cierto que prácticamente cualquier título actual parece una variante de aquellos.

Halo, Call of Duty, Resistance, Far Cry, Bioshock y Battlefield son algunos de los mejores ejemplos.

Pero Doom fue el primero en ser el mejor.

El héroe sin nombre, olvidado en una base en Marte, pronto descubre que es el único humano vivo que lucha contra las hordas de enemigos demoníacos.

El objetivo del juego es simple: dispara a todo lo que se mueva y sigue adelante, superando sucesivas oleadas de demonios infernales; sobrevive a un viaje al infierno de pesadilla y regresa de una pieza.

Su atractivo era visceral y obvio, desde la cara cada vez más ensangrentada de tu personaje virtual hasta la BFG, el arma en la cúspide de la cadena alimentaria.

Se trata de matar o de que te maten.

Si al menos pudieras hablar con estas criaturas“, concluía una de las primeras críticas que no había entendido nada.

¿O sí?.

La fuerza de Doom consiste en su búsqueda incesante de emociones inmediatas.

Era una obra maestra diseñada para matar con una eficiencia imparable, como la de un tiburón.

Pero el legado del juego es tan importante como sus instintos depredadores.

Doom puso de moda una perspectiva que luego ha sido utilizada en todas partes, desde los indios y vaqueros hasta el terror espacial, desde hablar cara a cara hasta dispararles en ella.

Que Doom apuntalara los cimientos para juegos tan esencialmente diferentes como Bioshock o Call of Duty IV: Modern Warfare es quizá su mayor y más duradero logro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.