DORAEMON

No podíamos dejar de engrosar nuestra Zona Manga sin dedicar otra página a uno de los personajes más queridos por el público japonés.

Esta leyenda viva en el mundo de los mangas es Doraemon, cuyo éxito tampoco ha pasado inadvertido para el mundo del videojuego.

Creado por el tándem Fujio-Fujiko – formado por Hiroshi Fujimoto y Motoo Abiko – en el año 1.970 para la editorial Shogakukan, Doraemon narra las aventuras y desventuras de un inmenso gato venido del futuro.

Su misión, como todos sabéis, es cambiar el rumbo de la insípida existencia de Nobita; un niño bastante torpe y objeto de las constantes bromas de sus amigos, Tsuneo y Takeshi.

Para ello cuenta con dos armas infalibles: el bolsillo situado en su tripa, del que extrae toda clase de objetos, y el escritorio de Nobita, que es en realidad un vehículo interdimensional para viajar a través del tiempo.

Al éxito del manga – editado en nuestro país por Planeta-Agostini Comics -, hay que añadir los numerosos OVAS y largometrajes protagonizados por Doraemon y sus compañeros.

También participa, claro está, en una popular serie televisiva, que durante largos años emitieron los canales autonómicos y que en la actualidad puede verse, además, en Boing.

En cualquier caso, el éxito de este personaje entre el público japonés – y en especial entre los más pequeños – ha facilitado que Doraemon haga su aparición en numerosas consolas, desde Super Nintendo hasta la Turbo Duo, pasando por Mega Drive.

Este simpático felino incluso se ha dejado ver por un sistema como 3DO.

Por desgracia, todos estos títulos sólo están disponibles para el mercado japonés; de modo que los seguidores incondicionales del personaje, y los aficionados al manga en general, están obligados a acudir al mercado de importación para conseguir alguno de ellos.

Puede que algún día, un distribuidor se dé cuenta de que no sólo de Dragon Ball vive el hombre pero, hasta entonces, tendremos que acostumbrarnos a esta situación.

En cualquier caso, recordemos algunos de sus juegos clásicos, de esos que tanto gustan por aquí.

TURBO DUO (HUDSON SOFT)

A pesar de que técnicamente el título no aprovecha la capacidad de esta fantástica máquina, sólo por la intro – con la música y voces de la serie de televisión – y la tremenda jugabilidad característica de Hudson Soft merece la pena conseguir este simpático arcade de plataformas.

En esta ocasión acompañaremos a Doraemon y sus amigos en un trepidante viaje a través del tiempo, que dará paso a una delirante aventura que comienza en la era prehistórica con un triceratops, aficionado al bel canto, como principal artista invitado.

MEGA DRIVE (SEGA)

La propia SEGA fue la encargada de llevar las aventuras de Doraemon a Mega Drive en un genial arcade de plataformas, que pedía a gritos ser distribuido en Europa.

Como anécdota, os diré que el cartucho se vendía con un plumier y unos cuantos lapiceros del personaje, que harían las delicias de los coleccionistas.

SUPER NINTENDO (EPOCH)

Doraemon ha visitado la Super Nintendo en repetidas ocasiones.

Sus primeros juegos fueron Doraemon: World of Fairies, un arcade de plataformas con ligeros toques de aventurilla, bastante divertido y de elevada calidad gráfica; y Doraemon: World of Fairies 2, que sigue las mismas pautas de su predecesor, aunque también podemos manejar al protagonista y toda su pandilla.

PC ENGINE (HUDSON SOFT)

Este juego sí fue distribuido en el mercado occidental para TurboGrafx-16 bajo el nombre de Cratermaze, donde el sprite de Doraemon fue sustituido por un lamentable hombrecillo.

La versión original es, sin duda, bastante superior.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.