DOS AÑOS CON EL MAESTRO DARTHKAFKA

Badniks Sonic 2 Sprites Pixel Art

Ya les he contado en alguna ocasión, creo, lo mucho que me gusta sentarme frente al ordenador para ver pasar la vida y perderme entre numerosas páginas amigas.

Los blogs se tornan entonces un ojeadero clave, atalaya imprescindible a la hora de mirar despacio, sin prisa, intentando desentrañar los porqués de esta industria y sus figuras más representativas.

A fin de cuentas, cada cual se lo monta como buenamente puede, y algunos de nosotros necesitamos esas treguas de la vida.

Así que procuro utilizarlas.

Muchos de aquellos blogs son apostaderos fijos, lugares conocidos adonde me encamino sin meditarlo siquiera, y otras veces son sitios nuevos, de los que me apresuro a efectuar gozosa lectura.

Los juegos de antaño pueden reclamar entonces su propia historia, real o imaginada, estableciéndose misteriosos lazos entre lo que lees y las imágenes que acicatean tu creciente curiosidad.

En ésas me encontraba yo hace un par de años cuando, distraído, miraba por la ventana.

Un cielo cubierto de nubes solicitaba mi atención.

Y a lo lejos, un mar quieto, denso y gris como el mercurio, con diversas gaviotas planeando sobre la línea del horizonte.

Meditaba sobre la embriagadora hermosura de este mundo cuando felizmente descubrí el recién estrenado blog del maestro DarthKafka.

Resulta curioso el modo en que cambian los juegos clásicos cuando los disfrutas de nuevo, diez o quince años después; aunque tal vez quien varía no sea el título en cuestión, sino tú mismo.

Así que no pude sino maravillarme ante aquella excelsa lectura, con una alegría insolente y vital que me sacudía el cuerpo.

Por ello, hoy quiero dedicarle a su autor un largo sorbo de otro refresco que me traigo entre manos, en esta calurosa mañana primaveral.

A tu salud ilustrísimo DarthKafka, porque quizá un día dejarás de escribir, o yo perderé el entusiasmo por la lectura, que a duras penas cultivan muchos supuestos eruditos del sector.

O tal vez me quedaré sin ordenador, o sin internet, o a lo mejor no.

Y la vida, que es muy hija de puta y tiene muchas ganas de juerga, me llevará de aquí para allá, y me entregará unas cosas para quitarme otras, vete tú a saber.

Pero lo que nadie podrá quitarme son esos momentos que hemos compartido desde la distancia, y desde aquella mañana gris, que juntos pintamos de calor, de ternura, y de pasión por los juegos retro.

Y ese momento, vive Dios, ha sucedido y ya no me lo podrá arrebatar nadie, nunca.

Y cada día, cada hora, podré – podremos en realidad – volver a tu peculiar blog, antes de que llegue cualquiera de los miles de finales que nos aguardan, como una victoria arrebatada al azar absurdo de la muerte y de la vida.

Porque idolatrar los títulos añejos conlleva profesarle un amor inconmensurable al Mierdiblog de DarthKafka.

Xtreme Retro dixit.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.