DOUBLE DRAGON II

La franquicia no termina con esta segunda entrega, ni mucho menos.

Tras ella, fueron lanzadas numerosas versiones, siendo quizá una de las más llamativas la tercera parte, pero ninguna de ellas llegó a repetir la calidad ni el éxito de las primeros juegos que fueron comercializados.
Y es que pese a las muchísimas similitudes de Double Dragon II con respecto a la primera coin-op, los desarrolladores supieron introducir los justos cambios que mejoraban aquellos elementos que no despuntaban en el primer título, que les brindó el favor incondicional de los usuarios.


No era de extrañar que tras enorme éxito cosechado por Double Dragon, Technos decidiera dar continuidad a la franquicia, como efectivamente sucedió en el año 1.988.

Pese a que las innovaciones resultaron prácticamente nulas, esto no fue un impedimento para conseguir repetir un nuevo éxito que le iba muy a la zaga al juego que vio nacer la saga.

Incluso funcionando sobre un hardware de similar factura, se pasó de ocho a doce Megabits de memoria, de modo que fue posible mejorar algunos apartados que flojeaban en cierta medida en el programa original.

De entrada, se crearon unos decorados más detallados, siendo este uno de los cambios más espectaculares que traía consigo la segunda entrega, que gozaba de un mayor nivel de detalle en sus gráficos.


Si bien se mantenía intacta la misma perspectiva isométrica, los escenarios disponían de un acabado muy superior, aunque es preciso matizar que algunos fondos del primer Double Dragon volvían a repetirse aquí.
A las mejoras en los distintos niveles, que contaban con bloques gráficos mucho más complejos, se le sumaba una nueva gama de movimientos disponible para los hermanos protagonistas, aunque para ser justos hay que reconocer que esto no le debió suponer un esfuerzo excesivo al equipo desarrollador, pues a duras penas se limitaron a incluir un ataque especial en el que Billy y Jimmy se complementaban girando sobre si mismos y proporcionando un contundente golpe a los sufridos contrincantes que hubiese a su alrededor, y poco más.

El cambio más notable quizá lo encontramos en el control de los personajes.
Seguían intactos los botones de puño y patada, claro, pero a diferencia del primer Double Dragon al pulsar el segundo botón el personaje ejecutaba una contundente patada hacia el lado opuesto del que estaba enfocado.

El nivel de dificultad también se ajustó de forma notoria, eliminando aquel beneficioso bug de la primera parte que facilitaba acabar con la práctica totalidad de rivales, incluidos los jefes finales, sirviéndose tan solo del uso del codazo de forma repetida.
.
Además se mejoró la inteligencia de los enemigos, cuya respuesta a nuestros ataques incrementó muy significativamente.
Esto era particularmente visible durante los enfrentamientos contra los jefes finales, de mayor tamaño e inteligencia más trabajada, lo que forzaba al usuario a buscar pautas de ataque mucho más elaboradas y difíciles en su ejecución.
.

Por supuesto aquí ya no era posible limitarse a dar codazos a modo de estrategia de ataque, que tan efectiva resultó en la primera entrega.
Y el momento culminante de este apartado lo encontramos en el enfrentamiento póstumo del juego, donde hacían acto de presencia las sombras de los protagonistas.

Pocos cambios más hay que destacar, y los que puedan haber no son realmente significativos en ningún caso, por lo que no resulta aventurado concluir diciendo que el éxito de esta nueva entrega se fundamentaba en el acierto de los programadores de Technos a la hora de crear una secuela casi exacta al primer juego disponible, pues en gran medida se limitaron a añadir aquellos ingredientes estrictamente necesarios para cumplir el expediente y justificar una continuación ofreciendo, insisto, más de lo mismo.

Pero esto dista mucho de ser una crítica, pues era justo aquello que los aficionados a Double Dragon demandaban con esmero.
Por lo que es necesario reconocer que Technos acertó de pleno a la hora de desarrollar el que iba a ser su futuro gran éxito.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.