DRAGONHEART

Pese a su nombre, DragonHeart no es ningún juego dedicado a todo lo que rodea al mundo de la prensa amarilla; más bien al contrario, es una de las mejores – y de las pocas – aventuras gráficas que se pueden jugar en Game Boy.

Sus 4 megas le avalan y, pese a algún que otro pequeño defecto, todo en él es digno de alabanza.

A falta de su estreno cinematográfico en nuestro país, DragonHeart pasó su primer exámen a manos de la portátil de Nintendo.

Como decíamos, no son muchas las aventuras gráficas que han aparecido para Game Boy.

Además de los clásicos RPG, no existe, que recordemos, ningún precedente de aventura pura como la que nos ocupa en este comentario.

Y para estar de estreno, qué mejor que cuatro megas de cartucho para recrear con total fidelidad las evoluciones de nuestro héroe por tierras del Rey Einon.

Gracias a ellas se ha conseguido llenar el juego de excepcionales gráficos digitalizados de los que no se acostumbran a ver en Game Boy.

En DragonHeart deberemos completar ocho capítulos – extraídos del filme original – en los que nos encontraremos con todos los personajes que en él aparecen, desde los discípulos del ReyFelton y Brok – hasta la chica de la película – Kara -.

Con ellos dialogaremos en busca de importantes pistas, al tiempo que nos desplazamos por los distintos mapeados con absoluta libertad.

En los momentos cumbres incluso llegaremos a enfrentarnos a todo tipo de criaturas – en combates al estilo Street Fighter -, desde lobos hasta los omnipresentes dragones, pasando por guardianes, labriegos y un largo etcétera.

Con todo, DragonHeart peca de una dificultad muy reducida, lo que nos permitirá finalizar el juego en un breve periodo de tiempo a nada que demostremos un poco de insistencia.

Aún así, y ante la falta de aventuras gráficas, DragonHeart es un título muy recomendable.

EN SÍNTESIS

Pese a no utilizar el modo Super Game Boy, las digitalizaciones son excepcionales, además de contarse por decenas.

La música, por su parte, no hace gala de muchos excesos, aunque la melodía principal es realmente pegadiza y cuenta con muy buenos arreglos.

El resto de sonidos, en cambio, están menos cuidados, aunque tratándose de este tipo de juego tampoco hace falta más.

Y en lo jugable, se trata de un título altamente recomendable, pese a que a los amantes de las aventuras gráficas les resulte demasiado fácil de acabar.

Nos encontramos, por tanto, ante un cartucho cuya principal virtud se encuentra en sus excepcionales digitalizaciones.

De cualquier modo, lo que más nos debe atraer de él es que se trata de una aventura gráfica en toda regla, lo que no están acostumbrados a ver los usuarios de Game Boy todos los días; si tan solo hubiese sido un poco más difícil…

PROS Y CONTRAS

Llegados a este punto, conviene destacar los gráficos y las animaciones de los personajes en los distintos combates.

Mal nos pese, es muy sencillo de finalizar, con lo que no os va a durar demasiado tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.