DRAKAN: ORDER OF THE FLAME

He aquí una regla básica del sentido común: las coincidencias resultan poco creíbles cuando son muchas y muy seguidas.

Sirva este juego a modo de ejemplo práctico, pues nos encontramos frente a una aventura en tercera persona, engalanada por fases exóticas y ciertos elementos de puzzle.

Su protagonista es además una joven mujer de estilizada figura y una prominente coleta.

Y aunque el título no se centra en la arqueología, probablemente más de un lector ya habrá establecido algunas lógicas comparaciones con otra afamada franquicia.

Respecto a la trama, tampoco gana en originalidad al profundizar sobre el argumento.

De modo que se le encomienda al usuario restaurar el orden en el mundo de Drakan, atravesar sendos niveles, localizar el paradero de preciadas piedras sagradas y en última instancia derrotar al correspondiente enemigo del último de los muchos y no muy variados escenarios.

Probablemente todos los aficionados al género ya estarán sobradamente familiarizados con este tipo de gestas.

Pese a ello, lo que diferencia a Drakan del resto de clones oportunistas de Tomb Raider es que aquí se han potenciado con cierta maestría los elementos de ensoñación y fantasía.

Huelga decir que una de las claves para afianzar el progreso de la historia consiste en adquirir la habilidad de volar, y el corcel que servirá de montura y permitirá atravesar las distintas pantallas a una velocidad de vértigo no es otro que un temido dragón.

Así pues, aventura, exploración y puzzles son los tres ingredientes que conforman este codiciado programa, pero desde una perspectiva aérea.

Esta novedad, por sí sola, ya le otorga un gran atractivo al título.

Investigar y luchar desde el aire y a lomos de un ser mitológico de gran envergadura no sólo se evidencia como una actividad realmente entretenida, sino que también proporciona diferentes ángulos desde los que observar la acción y las numerosas fases, así como los originales movimientos de combate.

Por descontado, en pocos juegos cortados por este mismo patrón habréis tenido la ocasión de pilotar un feroz dragón y hacerlo además de forma tan suave, natural y precisa.

Aquellos que disfrutaron de la adaptación cinematográfica de La Historia Interminable, claramente inferior a la novela en que se basa, también lo harán con esta notable creación apta para todos los públicos.

Sin embargo, podría pensarse de forma errónea que este juego tiene más parecido con alguna aventura de espada y fantasía, como podría ser el largamente recordado Heretic 2, que con el imitadísimo Tomb Raider.

Nada más lejos de la realidad, pues tanto el diseño de los niveles como el aspecto de la heroína, sus características o incluso la ambientación recuerdan poderosamente a las distintas entregas protagonizadas por la señorita Croft, siendo prácticamente un calco milimétrico de estas.

Probablemente sus autores idearon un programa lo bastante original que debería pertenecer al concurrido género de la fantasía, pero inmersos en el desarrollo empezaron a acercarse inadvertidamente al modelo establecido por Tomb Raider.

¿Nos encontramos, por lo tanto, frente a un intento de plagio?.

En absoluto.

Quizá lo apropiado sería afirmar que este juego es honradamente original, aunque cuenta con algunas ideas sospechosamente parecidas al anterior.

Dicho esto, si estáis ávidos de aventura, Drakan podría servir como un aperitivo bastante suculento antes de abordar otros títulos de renombre, como podría ser el mismísimo Tomb Raider, que por derecho propio se ha convertido en todo un clásico; por lo que no resulta de extrañar que tantas otras compañías hayan caído en la tentación de crear su propia versión del juego.

Con todo, Drakan es un título bastante decente y, definitivamente, merece que le deis al menos una oportunidad.

A destacar los vuelos sobre el poderoso dragón, lo que permite a su vez disfrutar de la acción desde perspectivas insólitas; aunque por contra la sombra de Tomb Raider se antoja alargada y el diseño de los niveles poco variado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.