DREAMCAST, EL ÚLTIMO BASTIÓN DE SEGA

Desarrollada para suceder a una edad temprana a la Sega Saturn, tras el aplastante triunfo de PlayStation, Dreamcast fué el último intento de SEGA por alzarse con la victoria en el mercado de los videojuegos, y el gran esfuerzo llevado a cabo obligó a la compañía a convertirse en la actualidad en una desarrolladora independiente; algo que no deja de extrañar a los más veteranos del sector, poder ver el logotipo de SEGA en otras consolas de la competencia, especialmente si nos referimos a Nintendo o incluso PlayStation.

Dreamcast vio la luz en tierras japonesas a finales del año 1998, y durante el año 1999 en el resto del mundo, convirtiendose por derecho propio en la primera consola de 128 bits en el mercado. El catalogo inicial de la consola sorprendió por la calidad de los juegos disponibles y el buen hacer de la compañía, que consiguió clásicos prácticamente desde el momento de su lanzamiento. Títulos como Sonic Adventure 1 y 2, Soul Calibur, Crazy Taxi, Phantasy Star Online, Virtua Tennis, y por encima de todos, Shenmue, tanto la primera parte como su continuación, han pasado ya a la historia.

Las ventas de la consola, sin ser malas, no llegaron a superar a las de su principal competidora, PlayStation; pero fué la aparición de la piratería, sumada a los anuncios de las nuevas consolas disponibles, PlayStation 2, XBOX, y Game Cube las que evitaron que la consola triunfase. Y de esta forma, a principios del año 2001, finalmente se hizo pública la noticia de que SEGA dejaría de fabricar su consola, para la que aún seguiría lanzando juegos durante cierto tiempo, evitando dejar desatendidos a sus usuarios. Aunque lamentablemente núnca se produjo el anuncio de una nueva consola de SEGA.

El rumbo que tomó Dreamcast no diferió demasiado del que había tomado la anterior consola de SEGA, la Saturn, pero al contrario que ésta, si dejó un muy buen sabor de boca y se convirtió en una consola de culto que sigue siendo muy bien considerada a día de hoy, hasta el punto de que aún es posible encontrar algún juego en desarrollo para la consola, que dejó de fabricarse hace más de siete años. Todo un logro del que pocas plataformas pueden presumir, sin duda alguna.

El lanzamiento de Dreamcast pues estuvo motivado por el fracaso comercial de Saturn, que pese a ser capaz de mantener unas ventas decentes en Japón, grácias principalmente a simuladores y juegos de temática erótica, fué un completo desastre de ventas en Europa y Estados Unidos. De forma que en el año 1997 se empezó a gestar el proyecto, para poder tener cierta ventaja en la próxima generación, abandonando definitivamente la etapa de 32 bits.

Pero el lógico camino a seguir de abandonar a la Saturn, disgustó a los usuarios, que no tardaron en recordar los errores cometidos con aquellos accesorios destinados a aumentar las capacidades de Mega Drive, el Mega CD y el 32X.

Para desarrollar la consola, se llevaron a cabo dos procesos paralelos de diferentes prototipos conocidos como Black Belt, y posteriormente Dural, por parte de la división americana; y White Belt, conocido en su última etapa como Katana, procedente de la división japonesa de la compañía. Finalmente fué el modelo de Katana el que se hizo con el visto bueno de la dirección, y el que pasó a convertirse en la futura Dreamcast.

La consola de SEGA contó con el apoyo de algunas de las más grandes compañías del momento, entre las que habría que destacar a Capcom por el número de lanzamientos, y Namco por la calidad excepcional de algunos de ellos que revolucionaron todo el sector y consiguieron las más altas puntuaciones entre las más prestigiosas revistas. Otras compañías fueron más reacias a desarrollar juegos para la plataforma de SEGA, como Konami, que inicialmente si iba a producir juegos pero que finalmente decidió cancelarlos, o incluso las compañías japonesas, descontentas con el cambio de rumbo de SEGA puesto que los juegos de Saturn se seguían vendiendo a buen ritmo en Japón. Electronic Arts fué quizá el caso más famoso, ya que tras las pérdidas que obtuvo con la anterior consola de SEGA, rechazó de pleno desarrollar para la nueva plataforma emergente. Pero para fortuna de los usuarios este hecho no supuso una carencia en el terreno de los juegos deportivos, ya que la propia SEGA se encargó de desarrollar algunos de los mejores que han pasado por las plataformas de la generación de los 128 bits, aunque núnca consiguió tener un juego de futbol a la altura de las circunstánceas.

Desde su lanzamiento, durante su breve ciclo de vida, la consola de SEGA consiguió vender en Japón más de dos millones de unidades, a los que había que sumarle otros dos millones y medio en Estados Unidos. Por su parte, en Europa núnca se cumplieron las expectativas de la compañía, por lo que ante la inminente llegada de PlayStation 2, se consiguieron un total de ventas de unos siete millones de unidades en todo el mundo, a lo que había que sumar otros tres millones que quedaron en stock de los grandes almacenes.

Los principales competidores de Dreamcast en el mercado fueron PlayStation y Nintendo 64, a los que no llego a superar en ventas, salvo en el último ciclo de vida a los 64 bits de Nintendo. Dreamcast pues, no llegó a competir de forma directa con PlayStation 2, a excepción del mercado japonés, donde su lanzamiento causo furor y arrasó en todos los comercios consiguiendo unas ventas muy superiores a Dreamcast. En los mercados europeos y americanos estaba claro que Dreamcast no podría aguantar la incorporación de las nuevas consolas al mercado, como PlayStation 2, de una mayor potencia, y la nueva Game Cube. La aparición de XBOX fue otro duro golpe para la blanca de SEGA. Inicialmente, si no tenemos en cuenta los diversos juegos de simuladores lanzados para PC, Microsoft se inició en el mercado de los videojuegos con Dreamcast, que usaba una versión del sistema operativo Windows, denominada Windows CE.

Éste hecho no fue casual, ya que lo que pretendía la compañía era, al contrario de lo ocurrido con Saturn, que el proceso de programación resultara lo más sencillo posible, además de facilitar las conversiones de PC a Dreamcast, logrando una ventaja comparativa en el catálogo de juegos de la consola. Pero en lugar de eso, tras ver las malas expectativas de negocio de la consola, Microsoft decició hacerle la competencia de frente, y pujar por un trozo del pastel de los beneficios. Y no lo hizo mal, pues en su última etapa consiguió superar incluso a la Game Cube de Nintendo, una empresa con mucha más experiencia en el sector.

La pirateria fue otro de los factores determinantes que consiguieron acelerar el fracaso de SEGA. Desde el mismo año 200 se encontraban facilmente boot cd’s que permitían jugar con copias piratas de los juegos, y no mucho más tarde se incluyó este sistema de arranque en los juegos piratas, lo que simplificaba aún más si cabe el asunto, pues no era preciso hacer ningún tipo de modificación en la consola.

Este hecho fue decisivo. La intención de la compañia era usar GD Roms para evitar que la pirateria perjudicara la única vía de beneficios de la que dependía, pero resultó ser insuficiente, además de incapaz de competir en plenas condiciones frente al DVD que ya usaba PlayStaton 2. Además, fue aún más dañina porque Dremcast fue la primera consola que se lanzo al mercado perdiendo dinero con cada unidad vendida, tal como ha hecho en la actualidad PlayStation 3, esperando recuperarlo con las ventas de juegos. Juegos que estaban destinados a un público hardcore, que a diferencia del casual, como hemos podido ver recientemente con la Wii, son más proclives a la pirateria. Esto dificultó enormemente conseguir recuperarse del esfuerzo económico invertido, sumado a las perdidas obtenidas y arrastradas de la generación anterior, con la Saturn.

Sin embargo la consola contaba con muchos aciertos a su favor, que le hicieron ganarse el cariño de sus usuarios. Por un lado, contaba con un catalogo de juegos excepcional, entre los que se encuentran algunos de los mejores aparecidos en la etapa de 128 bits, y capaces de competir en igualdad de condiciones con consolas técnicamente superiores. No en vano, se realizaron varias conversiones de algunos de los más prestigiosos, que sin aportar ningún cambio a nivel gráfico, consiguieron despuntar entre las consolas a las que estaban destinadas. Además, fué la primera consola en traer un modem de serie, y la que más partido le sacó en su limitada vida. Mediante el uso de Dreamarena (o Sega Net), el usuario podía disfrutar de una conexión gratuita, y además se lanzaron varios juegos destinados al modo online. Probablemente, hasta la aparición de PlayStation 3 y XBOX 360, muchos años más tarde, ninguna consola le sacó tanto jugo a los juegos online como hiciera Dreamcast. Y qué mejor forma de iniciarse en el juego online, que regalando a todos sus usuarios copias de Chu Chu Rocket, y pudiendo disfrutar más tarde de juegos de la talla de Phantasy Star.

Sony por su parte fué capaz de hacer uso de juegos en línea dos años más tarde, a finales del 2002, el mismo año en que surgió XBOX Live, por lo que podemos asegurar sin riesgo a equivocarnos que Dreamcast se adelantó varios años a su tiempo, permitiendo incluso un servicio de navegación web.

Otra de las grandes alegrías que le brindó Dreamcast a sus afortunados usuarios, era la conversión de máquinas arcades con una calidad núnca antes vista, y en un periodo de tiempo irrisorio, grácias a las similitudes entre las placas entre ambas, por lo que se hizo un buen uso y exhaustivo de la placa Naomi con la que contaba la blanca de SEGA. Así pudimos ver conversiones de la talla de Virtua Tennis, Virtua Striker 2, Crazi Taxi, House of the Dead 2 y tantos otros con una calidad tal que incluso superaba a los arcades originales, mientras estos aún estaban de moda en los salones recreativos.

Por si todas éstas virtudes no fueran suficientes, el mercado europeo descubrió por vez primera las virtudes de poder contemplar los juegos a 60 Hz, un hecho totalmente novedoso para la época. No hay que olvidar de que cuando llegaron las primeras adaptaciones de los juegos de PlayStation 2, se criticó a la consola duramente por no incluir esta opción, señalando a Dreamcast como un ejemplo a seguir para futuras conversiones, que demostró que una mayor velocidad para los juegos si era posible.

Otro hecho que es preciso destacar es que la vida de Dreamcast coincidió con los últimos momentos de vida de los salones recreativos en occidente, que vieron la mayoría de los grandes juegos convertidos para la plataforma de SEGA, especialmente en lo que a juegos de lucha y deportivos se refiere.

La consola, en definitiva, no triunfó por muchos motivos; pirateria, desconfianza por parte de los usuarios a la hora de comprar la consola tras lo visto con Mega CD y 32X, descontento con el rumbo de la Saturn; otros simplemente optaron por esperar a las nuevas consolas, o a que ésta bajara de precio, pero no pueden negarse unos hechos representativos de lo que supuso la irrupción de SEGA en los 128 bits, y es que contó con un grandísimo catálogo de juegos, que fue además una consola adelantada a su época, y por encima de todo, que ninguno de sus usuarios quedó insatisfecho con su adquisición. No resulta extraño escuchar de cualquiera que comprase la consola en su momento que es la mejor consola que ha existido. Y aunque sea un hecho subjetivo, aún sabiendo que no se trata de ninguna afirmación gratuita, no es decir poco.
  • ENTRADAS ALEATORIAS
    • J. LEAGUE EXCITE STAGE ’94

      A mediados de los noventa, el fútbol japonés comenzó a despegar con fuerza. Su selección estuvo a punto de lograr el pasaporte para el Mundial de Estados Unidos y, además, […]

    • NINJA RYŪKENDEN

      La película de Ninja Gaiden propone una pequeña renovación dentro de la franquicia, que va más allá de añadir o modificar algunos personajes. Un filme que consigue convencer al más […]

    • CRONOLOGÍA DE CASTLEVANIA (PARTE 2)

      Pocas compañías pueden presumir, como Konami, de haber alumbrado tantos y tan buenos títulos, hoy día aún en boca de todos. Pero entre todos ellos hay uno que destacó, para […]

    • LA ESTÉTICA DE HYRULE

      A la vez que ha crecido, también ha ido cambiando mucho la forma en la que vemos el reino. Desde una estética obligadamente simplista hasta el mundo vivo de Breath […]

    • STREET FIGHTER II: THE MOVIE

      El ser humano, ese experto en convertir chorradas como pianos en la obra de toda una vida. Y no sólo eso, sino en conseguir que esa pasión, ese cariño y […]

  • botón comentaristas xtreme V3
  • ÚLTIMOS COMENTARIOS