DRILL DOZER

Este es otro juego olvidado de Game Freak, el venerable desarollador de Pokémon, y aunque nunca llegó a cosechar tanta popularidad como sus hermanos romperrécords y superventas, en realidad es tan inteligente, colorista y atractivo como cualquiera en el que participe un Pikachu o un Charizard.

Aquí encarnas a Jill, la hija de nombre prosaico del líder de una banda de bandidos, los Red Dozers.

Tu trabajo consiste en infiltrarte en distintos museos e instalaciones de alta seguridad, derrotar a los enemigos principales y conseguir una gran cantidad de diamantes.

Y para lograrlo debes emplear el vehículo Drill Dozer, que se puede mejorar y en cuyo mecanismo Jill parece haberse incrustado.

Saltarás muros, atravesarás rocas para localizar áreas secretas e incluso lanzarás el cacharro marcha atrás para destornillar partes vitales de los enemigos que se interponen en tu camino.

Pero el gancho comercial exclusivo de Drill Dozer reside en su cartucho, de inmenso tamaño, que aporta un toque de estruendo muy necesario a Game Boy Advance y eleva las andanzas de tu plataforma vibratoria a un nivel de gloria de proporciones sísmicas.

Con sus tonos pastel, sus bandas de pícaros bandidos y sus escenas intermedias repletas de diálogo, el título de Game Freak es una cursilada y, sin duda, está dirigido a un público concreto, pero resulta suficientemente carismático y ágil como para merecer un poco de tu tiempo libre.

El juego todavía permite disfrutar de muchas horas de diversión en solitario, y ofrece todo tipo de momentos encantadores.

Además, es bueno saber que que el desarrollador que frecuentemente parece estar sumergido en sus Pokéballs, guarda otros trucos no menos sorprendentes en la manga.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.