DRIVER

Los que crecieron viendo películas de policías en los años setenta, recordarán que los vehículos se lanzaban por las calles botando, y tomaban curvas de 90 grados para acabar haciendo largos derrapes.

Driver es la materialización de todo lo que convirtió aquellos filmes en algo tan atractivo, pero la estrella del juego no es Tanner, el detective de la policía de Nueva York cuya misión consiste en desenmascarar a la banda criminal en la que se ha infiltrado, y cuya imagen a lo Steve McQueen adopta el jugador.

La estrella son tanto los vehículos que conduce – verdaderas joyas de la época como el Chevrolet Chevell, el Dodge Charger y el Ford Gran Torino -, como el clásico cuarteto de ciudades estadounidenses: Miami, Los Ángeles, Nueva York y San Francisco.

Lo que se hace en estos enormes entornos, al aire libre, tampoco difiere mucho.

Tanto si se conduce un coche a la fuga, como si se va marcha atrás o se realiza una carrera en taxi, la acción tiende a seguir el esquema A-B, B-A o A-B-A.

Los frecuentes encuentros con policías son consistentes pero, a diferencia de unas misiones que pueden resultar repetitivas y llenas de difíciles obstáculos, verse acosado en un entorno que no es sino un homenaje a las clásicas persecuciones televisivas – Driver incluye un modo director que permite saborear repeticiones personalizadas – rara vez cansa.

Serprenteando magistralmente entre el tráfico, echando del asfalto a un deportivo ante el temor de sufrir la misma suerte, dándote cuenta de que uno de tus tapacubos está intentando adelantarte, o abalanzándote avenida abajo entre cajas de cartón que se enganchan al guardabarros, Driver es el típico juego que lleva a dibujar una sonrisa en quien lo practica… independientemente de la década de nacimiento.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.