DUKE NUKEM 3D

Por norma general, los usuarios de Saturn aficionados a los shootem up en 3D estaban condenados a unas versiones poco afortunadas de los juegos de moda del momento.

Las paupérrimas adaptaciones de Hexen y Doom son una buena muestra de ello, causando estragos entre los seguidores del género.

Tan solo un juego parecía destacar por encima del resto, y ese era el soberbio Exhumed, un título creado por una empresa relativamente desconocida, Lobotomy Software, maravillando a su público por una suavidad de movimientos que superaba con holgura a la versión disponible para PlayStation, que se desarrolló medio año más tarde.

Esta compañía fue la encargada de programar para la Saturn, la consola de 32 bits de SEGA, dos juegos que habían alcanzado la categoría de mito dentro del mundo del PC, Quake y, como no podía ser de otra forma, Duke Nukem 3D, el título que nos ocupa.

Sin lugar a dudas, se trata de un juego soberbio donde los haya, con una suavidad y velocidad patante desde la primera toma de contacto, y aportando las consabidas mejoras con respecto a la versión comercializada en PC.

Si bien la resolución gráfica es claramente inferior que aquella que pudimos disfrutar en los ordenadores compatibles e incluso en Macintosh, los efectos de luces superan con creces a estas versiones.

Todo parece indicar sin embargo que elaborar la adaptación de Saturn no les supuso un esfuerzo significativo a la compañía, pues si atendemos a sus propias declaraciones se sirvieron del mismo engine ideado para el magnífico Exhumed, bautizado para la ocasión como Slaverider, adaptándolo de la mejor forma posible a su nueva creación.

Cabe destacar que la acción desenfrenada que caracteriza al género se vio multiplicada con creces gracias en parte a la gran variedad de enemigos, armas y escenarios disponibles, que en este último caso bien podrían catalogarse entre los más reales disponibles dentro de este tipo de arcades, pues están ubicados en las calles de Los Angeles, en un escenario con toques post-apocalípticos.

Asimismo, el arsenal disponible resulta todo un alarde imaginativo, pues el usuario podrá adquirir algunos artilugios tan curiosos como Jet Packs e incluso hologramas.

Tratándose de Duke, las referencias sexuales debían estar a la orden del día, y contemplar a algunas despampanantes féminas ligeras de ropa bailando sobre diversas barras, e incluso sendas cabinas sex shop repartidas a lo largo de los escenarios, era algo habitual en el progreso de la aventura.

El resto de elementos, tras el extenso reportaje sobre la saga Duke Nukem que tenéis disponible en esta misma página, es de sobra conocido.

Es preciso no obstante enfatizar aquí algunas notables mejoras con respecto a la versión de PC, como los sobresalientes efectos de luz y la resolución de algunos gráficos.

Y es que gracias a la experiencia adquirida por Lobotomy Software a la hora de desarrollar el Exhumed, consiguieron mejorar lo que parecía imposible con este Duke Nukem 3D, en el que usaron como en ningún otro los recursos que les brindaba su engine Slaverider.

Para concluir es necesario destacar que desde la aparición de Doom los juegos de esta índole han supuesto la encarnación y representación misma de la esencia de la violencia personificada.

3D Realms, los creadores originales de Duke Nukem 3D, añadieron otro elemento en discordia a este explosivo cóctel, el del sexo, siendo recomendable este juego tan solo para aquellos usuarios que cuenten con cierta madurez.

Los más pequeños de la casa quizá deberían abstenerse de probarlo.

Por todo lo demás, ser amante de los shootem up significa profesarle todo el cariño mundano a esta célebre creación, donde de la mano de Duke repartiremos justicia y mucho plomo a un gran número de desafortunados enemigos que nada tienen que hacer frente a la chulería y las brutales armas que porta el carismático protagonista.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.