DUKE NUKEM: TIME TO KILL

El primer Duke Nukem de PlayStation dejó buen sabor de boca, pero la segunda entrega se empeñó en utilizar una cámara en tercera persona…

Un aspecto que fue muy criticado por los amantes del mito de 3D Realms y que obedecía a un momento de la historia de PlayStation en el que triunfaban claramente títulos, como los de la saga Tomb Raider, con esta perspectiva de juego.

Los encargados de dar forma a Duke Nukem: Time to Kill fueron n-Space y el lanzamiento en Europa, tuvo lugar a principios de 1.999.

¿SEGUNDAS PERSPECTIVAS NUNCA FUERON BUENAS?

Seguía siendo un Duke Nukem, pero resultaba extraño ver al armatoste humano de espalda ancha y rubio pelaje desplazarse por la pantalla.

El control no era del todo preciso, gestionar el salto llegaba a ser en ocasiones desesperante, pero con un poco de práctica llegabas a la conclusión de que, efectivamente, seguía siendo un Duke Nukem en líneas generales.

Los enemigos, el escenario principal, el armamento, la gran cantidad de secretos, una dificultad puñetera, la posibilidad de apuntar casi en primera persona y, cómo no, las strippers y otros detalles de la casa transmitían cierta sensación acogedora.

El argumento nos habla de un portal del tiempo y la intención de los alienígenas de liarla a lo largo de la historia, exactamente en la Antigua Roma, la Europa medieval y el Viejo Oeste, además de en Los Ángeles.

Y ahí es donde entra Duke en acción, tras deleitarnos con una intro con una canción cañera incluida, al frente de quince misiones, repartidas por los entornos mencionados y equipado con un armamento más chiflado que nunca.

Quince tipos de artefactos ofensivos, desde todo tipo de armas de fuego hasta hachas, ballestas o lanzallamas.

Cada misión planteaba unos retos a cumplir y el final de cada una de las tres etapas históricas lo marcaba un final boss de gran resistencia.

Duke Nukem nunca volvió a ser el mismo en 32 bits, pero nos permitió visitar su caótico mundo disparando, saltando, trepando, volando y nadando en tercera persona.

TIEMPOS DE CAMBIO PARA DUKE NUKEM…

El estreno de una perspectiva en tercera persona tipo Tomb Raider no fue el único cambio de la saga Duke Nukem en PlayStation.

También se sumaron un modo competitivo para dos jugadores, escenarios de desafío y curiosas pantallas.

DUELOS SPLIT SCREEN

Time to Kill ofrece un modo competitivo para dos jugadores a pantalla partida, horizontal o verticalmente.

¡NO HUYAS COBARDE!

Si abandonas la partida serás “castigado” con curiosas pantallas que muestran las consecuencias de tu deserción…

CHALLENGE STAGES

Encuentra los iconos de desafío y visitarás intensos niveles contrarreloj repletos de enemigos.

Hay seis diferentes.

CAMBIO DE PERSPECTIVA

Time to Kill sustituyó la clásica cámara subjetiva por otra en tercera persona, algo que no terminó de convencer a todos los aficionados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.