DUKE NUKEM: ZERO HOUR

El tipo duro entre los más duros vuelve a presentar batalla con una nueva perspectiva de juego.
Y es que el hombre que primero dispara y luego pregunta no dudó en dejarse ver por los circuitos de Nintendo 64, para alegría y disfrute de sus seguidores, apareciendo con las pilas cargadas y dispuesto a dar un nuevo rumbo a su monótona – es un decir – existencia.

De modo que se acabó aquello de trabajar detrás de las cámaras, porque en la presente entrega su figura poligonal vuelve a lucir perfecta en pantalla, para que todo el mundo pueda contemplar cómo se las gasta el fornido caballero de estilizada figura e impoluta musculatura.
.

De hecho, tal como sucedía en el popular Time to Kill, “The King” prescindió de la clásica perspectiva subjetiva en favor de otra en tercera persona, muy en la línea del aclamado Mission Impossible, tan de moda en la máquina de Nintendo por aquel entonces.

Respecto a los niveles que transita el belicoso protagonista, también han sufrido ligeros cambios en esta interesante aventura, pues la epopeya de Duke le conducirá a épocas históricas bien diferenciadas, con un desarrollo algo más complejo que la concurrida mecánica basada en activar palancas – o buscar llaves en su defecto -, abrir puertas y encontrar la correspondiente salida.

De modo que el héroe hedonista por excelencia se verá forzado a cumplir una serie de objetivos en cada nivel, recurriendo ocasionalmente a usar su cabeza en detrimento de su poderosa musculatura.
Y aquí la mayor golosina del conjunto, pues esta entrega vino ensalzada por un apartado gráfico realmente llamativo para el año que nos ocupa, especialmente en caso de usar el jugoso Expansion Pak, convirtiendo por derecho propio a Zero Hour en uno de los mejores juegos de acción disponibles para Nintendo 64 a finales de los noventa.

DUKE, EL VIAJERO DEL TIEMPO

Para no perder las buenas – o malas, según se mire – costumbres, Duke Nukem volverá a arrasar con un otrora imbatible ejército de alienígenas en el presente episodio.
Pese a ello, sus enemigos no dudarán en atreverse con un planteamiento mucho más retorcido de lo que viene siendo habitual, pues a los frecuentes viajes espaciales será preciso añadir los novedosos cambios temporales.

Y es que su maquiavélico plan pasa por erradicar a los antepasados de Duke para librarse así de su mayor pesadilla, que no es otra que el fornido protagonista de la saga, antes incluso de que éste llegue a nacer.
Pero no todo está perdido, pues el incombustible héroe desfilará a través de las distintas épocas luciendo unos atuendos cuanto menos originales, ya sea vestido de vaquero, militar, o victoriano.

UN COMPLETO ARSENAL

El armamento de Duke también experimentará notables variaciones dependiendo de la etapa histórica en la que se encuentre.

De modo que, para bien o para mal, las modernas pistolas de la época actual tendrán que cederle su protagonismo a trabucos del siglo pasado.
Ahí es nada.

LOS ENEMIGOS TAMBIÉN SE MODERNIZAN

Eurocom, el mismo equipo que ya sorprendió con la notable conversión del polémico Mortal Kombat 4, fue el encargado de deleitar a incontables aficionados con este Duke Nukem: Zero Hour.

Y es que su maestría queda patente desde los mismos bocetos que inspiraron el diseño de los diferentes personajes, agravando el deleznable aspecto de los ya de por sí despreciables Pig Corps y compañía, y ofreciendo un nuevo look en sintonía con la imagen del incombustible héroe.
Sin olvidar la posibilidad de añadir el pack de expansión de memoria, embelleciendo aún más si cabe su impresionante figura.

UN ATRACTIVO DEATHMATCH

En el recomendable modo Dukematch será posible participar en auténticas reyertas a cuatro bandas, con un total de nueve escenarios disponibles para la refriega.

EN DEFINITIVA

La nueva perspectiva empleada, así como el modo “hi-res“, le favorecen al programa en su conjunto, teniendo en cuenta además que los viajes temporales dan como resultado unos escenarios más variados de lo que viene siendo habitual.

Pese a ello, no es menos cierto que la competencia en Nintendo 64 era feroz cuando este juego vio la luz, con auténtica obras maestras del calibre de Turok 2 o Goldeneye 007, por citar tan sólo algunos ejemplos posibles.
Si bien Zero Hour se desmarcaba de los anteriores con una lograda perspectiva en tercera persona.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.