DYNAMITE HEADDY

Treasure es una compañía que se ha caracterizado por desarrollar excelentes juegos que saben sacar partido de cada plataforma en la que son lanzados como pocos, siempre con la acción y la mejor diversión como protagonista indiscutible.

.

Existen una gran cantidad de ejemplos de su impoluta conducta; juegos de la talla de Gunstar Heroes y Dynamite Headdy causaron furor en la etapa de Mega Drive, lo mismo que sucedió con Mischief Makers y Sin & Punishment en Nintendo 64, e incluso con Dreamcast hicieron las delicias de los usuarios con joyas del calibre de Ikaruga.

.
Como veis, su trayectoria profesional es envidiable, pues desde la etapa de 8 bits llevan desarrollando algunos de los mejores títulos disponibles para cada plataforma.

.
El título que nos ocupa, Dynamite Headdy, resultó ser uno de sus mejores programas que hizo su aparición en Mega Drive, si bien también contó con una versión lanzada en la portátil de SEGA, Game Gear, que resultó igualmente excelente y supo sacar el mejor partido de las características de la consola.

.
Dynamite Headdy salió al mercado en pleno apogeo de las máquinas de 16 bits, allá por el año 1994, y rápidamente cosechó un gran éxito dado su estilo directo y desenfrenado, que mezclaba de forma soberbia la acción más frenética con las mejores plataformas, pero sin duda, la mayor baza del título radicaba en su singular protagonista, con la peculiar habilidad de cambiar de cabeza entre un número limitado de formas, de las que se podía servir de forma ofensiva o bien defensiva.

.
Al comienzo de la aventura, Headdy, el protagonista, vive en una tranquila ciudad donde comparte su vida apaciblemente con otros seres tanto o más extraños que él mismo, aunque por contra bastante más inofensivos que el valiente protagonista.

.
No tarda demasiado en hacer acto de presencia el malvado Dark Demon, una especie de marioneta que no dudará en secuestrar a gran parte de los habitantes del pacífico pueblo, entre los que se encuentra el protagonista, que sin más preámbulos emprenderá una frenética huida junto con sus compañeros.

.
La ambientación del título por su parte es magistral, dando en todo momento la impresión de que nos movemos por una obra de teatro, hecho que se aprecia en un sinfín de detalles, que van desde los enemigos, que destilan una simpatía poco habitual, hasta los elementos que componen el escenario, repletos de carteles, cortinillas y un largo etcétera.

.
Los hermosos gráficos y el tremendo colorido que emanan ya podría ser suficiente para justificar su compra, pero Treasure no se conformó con diseñar un más que elaborado apartado visual, sino que aumentó la espectacularidad añadiéndole todo tipo de efectos innovadores a su título. Efectos de 360 grados, transparencias, explosiones, y una larguísima lista de efectos sorprendentemente bien conseguidos están a la orden del día en gran abundancia, y además resueltos de forma sobresaliente.

.
Pero donde el título de Treasure se muestra en todo su esplendor es, sin duda, en el apartado jugable. Con un desarrollo no lineal, donde se alternan sin un orden concreto fases de plataformas con enfrentamientos con los temidos enemigos finales, siempre podéis esperar lo mejor del siguiente nivel, independientemente de la fase en que os toque jugar, pues todas están a un nivel altísimo.

.
La variedad tampoco es uno de los puntos flojos del cartucho. Headdy se enfrentará a fases de puras plataformas, a otras donde prima la acción y los disparos como si de un shooter se tratara, sin olvidar los constantes enfrentamientos contra todo tipo de enemigos de final de fase de un tamaño más que considerable.

.
El principal atributo con el que cuenta el protagonista para superar las distintas fases, como su propio nombre indica, no es otro que su cabeza, que le sirve por igual tanto para abatir a los enemigos como para superar las zonas de plataformas sirviéndose de los distintos enganches a su paso.

.
Además de lanzar su cabeza, el bueno de Headdy cuenta con la habilidad de cambiar el modelo de cabeza disponible entre un total de quince modelos distintos, que le otorgan los más variados poderes, desde aspirar a todos los enemigos de la pantalla, hasta adoptar la forma de un martillo, con el que incrementa su fuerza de forma contundente.

.
Como era de esperar, algunos de estos poderes serán imprescindibles para terminar muchas de las fases disponibles.

.
La curva de aprendizaje es más que correcta, pues inicia al jugador con unos niveles que sirven a modo de tutorial, bastante sencillos, pero a medida que el jugador avanza a través de las diversas fases que componen el programa su dificultad se incrementa de forma exponencial, por lo que conseguir terminar el juego supone un auténtico reto, incluso para los jugadores con mayores aptitudes.

.
Para los más experimentados juadores, es posible acceder a una escena final. Para ello, será necesario batir previamente todos los niveles de bonus con los que obtendremos un código que será necesario introducir al final de la partida. Y para dificultar aun más las cosas, al igual que las fases, los códigos que se generan son igualmente aleatorios, por lo que conseguir llegar al verdadero final se convierte en un auténtico reto al alcance de muy pocos.

.
Tan solo me resta mencionar aquí el apartado sonoro. Del que solo puedo decir que luce al mismo nivel que el resto de apartados que componen el título, esto es, excelente, repleto de alegres melodías que además acompañan de forma óptima a la acción en todo momento y saben transmitir o bien el sosiego o la tensión necesaria en cada situación precisa.

.

RESUMIENDO

Dynamite Headdy es un juego único en su especie, con una mecánica tan atractiva como adictiva, que invita a jugar siempre una nueva partida, que a la postre nunca terminan por hacerse repetitivas, dado lo incierto de su desarrollo.

Los gráficos son realmente buenos, e incluyen todo tipo de efectos en unos escenarios de lo más variados, repletos de colores vivos que transmiten simpatía y derrochan originalidad.

.
Como en todo buen plataformas, el personaje es lo suficientemente atractivo, y cuenta con unas habilidades que difieren en gran medida del resto de títulos del género, lo que sin duda le infunde más carisma aun al protagonista, que en ningún momento se limita a saltar y atacar, que sería sin duda el recurso fácil. Pues las habilidades de Headdy van mucho más allá, mostrándose como un personaje versátil como pocos.

.
La música que se compuso para el cartucho es digna de mención, pegadiza y en ningún momento cargante, y la jugabilidad, Treasure en estado puro, lo que siempre es sinónimo de la más alta calidad.

.
Un juego nacido en una época dorada, que sabe sacarle el mejor jugo posible a las posibilidades que ofrecía Mega Drive. Todo un clásico de valor incunable que gustará por igual a los amantes de los juegos de plataformas y a aquellos que gusten de las fases repletas de acción y dinamismo.

Entretenimiento en estado puro.
.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.