EARTHWORM JIM 2

El inconfundible Jim volvió a la carga una vez más.

Tras su aplaudida aparición en las consolas de 8 y 16 bits, e incluso en el terreno de los PC’s, finalmente se decidió a irrumpir en los sistemas de 32 bits con una correcta adaptación de su segunda aventura.

Basta con jugar escasos minutos para llegar a la inequívoca conclusión de que nos encontramos frente a una versión lo bastante fiel con respecto a la original, aunque sin hacer gala de excesivos alardes, pese al consabido potencial que atesoraban las máquinas de SEGA y Sony.

De modo que, a grandes rasgos, se conservan los mismos niveles que tan hondo calaron entre los afortunados usuarios de Mega Drive y Super Nintendo, aunque por fortuna algunas fases han variado considerablemente su fachada exterior, en un intento por ensalzar la calidad gráfica del compacto.

Por descontado, una de las mayores aportaciones de la presente entrega se encuentra en el apartado sonoro, pues al excelentísimo acabado que ya ofrecían los homónimos cartuchos, es preciso sumar el hecho de que cada melodía está grabada en forma de pista de audio en el CD-Rom, con las consabidas mejoras que de ello se derivan.

Resulta evidente que, desde que Jim conquistó la fama en calidad de estrella televisiva, no había soporte interactivo capaz de oponerle resistencia.

Aunque tristemente, el título que aquí nos ocupa adolece de ciertas carencias; en especial si nos referimos a la ausencia del primer episodio, tal como ya sucedió con la versión disponible para PC, que vio la luz apenas unos meses antes.

Sea como fuere, eso no le impidió a la carismática lombriz volver a sumar un nuevo éxito en el terreno de las plataformas, y captar incontables adeptos entre los poseedores de Saturn y PlayStation.

Pero independientemente de sus virtudes y deficiencias, Earthworm Jim siempre se ha caracterizado por hacer gala de un sentido del humor cuanto menos especial.

Un poco cruel quizá, pero sentido del humor al fin y al cabo.

Y esta aventura no resulta una excepción a dicha norma.

NIVELES DE BONUS TAN DISPARATADOS COMO DIVERTIDOS

He aquí una pequeña muestra de los descabellados niveles de bonus que os reserva este alocado título.

En la primera fase del juego, bautizada para la ocasión con el sonoro nombre de Anything but Tangerines, deberéis afrontar una arriesgada prueba en la que, si no agudizáis vuestros reflejos, una encantadora ancianita le propinará una rotunda y sonora paliza a la simpática lombriz protagonista.

Y este es tan sólo el comienzo…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.