ECCO THE DOLPHIN

El juego fue desarrollado por la actual Appaloosa Interactive, conocida en el año 1992 como Novotrade International.

En poco tiempo se convirtió en un rotundo éxito de crítica y público.
Las razones hay que buscarlas en uno de los apartados gráficos más bellos que pudieron contemplarse en las consolas de 8 y 16 bits de la época, que recreaban con acierto el fondo marino, así como las más diversas criaturas que habitan en el.
A este ya de por sí decisivo detalle hay que añadirle un argumento a la altura de los mejores, y un control intuitivo, sencillo pero exigente, de los que hacen época.
Mezclando todos estos elementos de forma sabia se obtiene un título cuya ambientación y puesta en escena le valieron el favor de miles de afortunados usuarios que pudieron degustar sus virtudes.

Otros títulos que conformaron la saga no se hicieron esperar; de este modo, no tardó en llegar una secuela de igual prestigio, Ecco: the Tides of Time, y un juego que rebajaba de forma considerable su dificultad, orientado para los más pequeños de la casa, Ecco Jr.
Con la aparición de Dreamcast en el mercado hizo acto de presencia el que ha sido, hasta la fecha, el último título de la franquícia, Ecco the Dolphin: Defender of tue future, que volvía a proponer los viajes en el tiempo como parte del argumento, y contó con un port a PlayStation 2.

A grandes rasgos, durante la primera aventura, así como en las que la siguieron, el título nos propone ejercer el rol de Ecco, un delfín elegido por la constelación Delphinus, como prueba la marca de su frente, de una inteligencia y habilidades excepcionales que destacan por encima del resto de sus compañeros.

La historia cuenta cómo, tras un trágico accidente, Ecco verá desaparecer a todos los delfines que conviven con él, por lo que tendrá que recorrer grandes escenarios, comunucándose con las más diversas especies marinas, resolviendo puzzles, y viajando en el tiempo para enfrentarse con una malvada raza alienigena, a fin de salvar a los suyos del trágico destino que les aguarda.

En su paso por los ya de por sí larguísimos escenarios que componen el título, Ecco puede servirse de sus habilidades innatas, como el sonar o una velocidad fuera de lo común, para enfrentarse a algunos de los enemigos, así como para resolver complicados puzzles.
Durante el progreso de la aventura será posible además potenciar las habilidades de delfín, como es el caso del sonar, que le permitirá enfrentarse a enemigos de mayor tamaño, imposibles de vencer de otro modo.
No hay que olvidar, sin embargo, que dada la condición de mamífero del protagonista necesitará con frecuencia subir a la superficie para aprovisionarse de oxígeno, o bien conseguirlo en las bolsas de aire submarinas existentes en algunas zonas del escenario, pues en caso contrario perecerá.
Este significativo detalle contribuye a incrementar la ya de por sí notable dificultad de la que hace gala el programa.

Si bien el título resultó bastante innovador, su sistema de juego pasa por beber de las bases tradicionales.
De este modo, manejamos a Ecco por las distintas zonas, mientras debe superar toda clase de puzzles, y trata de evitar, en la medida de lo posible, enfrentamientos contra enemigos que lo superen en número, o bien en tamaño.
Por fortuna, es posible restituir parte de nuestra energía vital alimentándose de pequeños bancos de peces que habitan en el fondo del mar, si bien seguirá siendo necesario subir a la superficie para aprovisionarse de oxígeno.

Ecco the Dolphin es un título realmente bello, con un apartado sonoro a la altura de los mejores, y una jugabilidad profunda, enriquecida por un sistema de juego repleto de matices, aunque por contra, adolece de una dificultad poco común, en parte por la ausencia de puntos de guardado durante las fases, hecho que se subsanó en futuras entregas de la saga.

En definitiva, se trata de un grandísimo programa que cautivó a toda una generación de jugadores, y que sigue siendo altamente recomendable en la actualidad, pues el prestigio que conquistó fue sobradamente merecido, y lo bien que ha resistido el paso del tiempo así lo demuestra.

RESUMIENDO

El acabado gráfico del juego es una maravilla.
Los fondos marinos están recreados con gran acierto, pudiendo ver una gran cantidad de especies que además se comportan de forma idónea acorde con lo que se espera de ellas.
Las animaciones, los entornos, y cada uno de los animales con los que os topéis en vuestro periplo están recreados al más alto nivel.
Un impresionante acabado que demostró el buen hacer de la compañía desarrolladora.

Y si el acabado gráfico es sobresaliente, el apartado sonoro no desmerece en absoluto, pues cuenta con una de las bandas sonoras más completas a la par que originales de la época, donde incluso los diferentes seres que conforman el vasto mundo que da forma a Ecco the Dolphin cuentan con sus propios sonidos característicos.
Puro espectáculo audiovisual.

Y la jugabilidad es simple, efectiva, y muy directa, aunque peca de una dificultad ciertamente elevada en determinadas ocasiones.
Os sentiréis como inmersos en un documental de los muchos que es posible ver por televisión, con la salvedad de que en esta ocasión os resultará mucho más ameno y divertido.
Y es que el trato que se le ha dado a cada uno de los apartados denota el cariño y el esfuerzo que se ha vertido sobre este gran título.

Además, el programa es largo y original como pocos, pues es muy diferente a casi todo lo que se ha visto hasta la fecha.
Un título muy recomendado para todos aquellos que busquen un juego más enfocado en el desarrollo de puzzles que los típicos que centran su avance en la acción más directa y desenfrenada, salpicado de tintes ecologistas, y con un acabado técnico de los que hacen época.
Sobresaliente en todos y cada uno de los apartados que lo conforman.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.