ECOS DEL PASADO QUE CONDUCEN A LA REFLEXIÓN

Starcade Pixel Art Xtreme Retro

El programa decano de videojuegos para televisión, recuperado en internet.

Resulta curioso cómo revisitar el pasado puede ser doloroso, yendo más allá del ejercicio nostálgico, para dar una lección de cómo no deberían haberse dejado de hacer las cosas.

Es el caso de Starcade, un clásico programa televisivo que reaparece en la web.

La novedad es que no hay novedad: en la web pueden verse varios programas de la época de forma gratuita, puestos ahí con el único ánimo de recuperar el que fue el primer programa de televisión centrado exclusivamente en videojuegos.

Como decíamos, resulta curioso ver cómo se esquivaban temas paralelos al mundo del videojuego, como pueda ser la crítica o la publicidad descarada, ya que Starcade era principalmente un programa competitivo, en el que una serie de concursantes medían sus habilidades con las últimas novedades del momento, un lapso temporal de apenas dos años entre 1.982 y 1.984.

Sin embargo, a través de esa competición aquellos temas paralelos aparecían, puesto que por un lado eran una buena publicidad para el juego – o mala, según -, y por otro, no hay mejor forma de hacerse una idea aproximada de lo que un juego es, o no es, que viéndolo en funcionamiento, sin trampa ni cartón.

Por supuesto, una idea inviable en el mercado actual, en el que los programas de videojuegos que se realizan en televisión son poco más que teletiendas rendidas a los intereses comerciales.

Como viene siendo habitual, el elemento diferenciador se encuentra en internet, y Starcade reaparece con sus episodios clásicos, para recordarnos que, por inocente que fuera su propuesta, sigue resultando válida al tratar a los juegos como lo que realmente son: el fruto del trabajo de alguien, y no un producto cuyo éxito se mide en números.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.