EHRGEIZ: GOD BLESS THE RING

Los míticos personajes de Final Fantasy VII no dudaron en subirse al ring de PlayStation.

Pero este de aquí dista mucho de ser un elegante y sofisticado RPG, pues se trata de un juego de lucha visceral, no exento de ciertos componentes más propios de un beatem up al uso.

No obstante, la participación de Cloud, Sephiroth, Tifa y compañía quedó relegada a la versión doméstica del fabuloso título que nos traemos entre manos, distribuída por cortesía de Sony, a diferencia del arcade original, que fue publicado por Namco para la ocasión.

Sea como fuere, este juego supuso todo un reto para SquareSoft, pues no era tarea sencilla la creación de un programa de lucha en 3D para PlayStation que pudiese competir en igualdad de condiciones con otros grandes del género, tales como la serie Tekken, Soul Blade, Rival Schools y un largo etcétera.

No en vano, a la 32 bits de Sony se le pueden reprochar algunas carencias en determinados géneros, pero en arcades de lucha dicha máquina iba sobrada, ofreciendo auténticas obras maestras de valor incunable.

Y el juego que aquí nos ocupa pudo llegar a serlo, pues al menos tenía en posesión muchos de los elementos necesarios, a saber, un más que logrado apartado técnico engalanado por una inteligente disposición de los diferentes ángulos de cámara, personajes de probado carisma y los siempre bien recibidos elementos que otorgan cierta originalidad.

En este caso, su principal atractivo hay que buscarlo en una amplia oferta de modos de juego secundarios que complementan a los clásicos arcade y versus, y que también se han resuelto con maestría.

Con todo, es necesario destacar la existencia de varios mini-juegos que recuerdan en cierto modo a los añadidos del soberbio Tekken 3, y muy especialmente una aventura que recoge parte de esa fantasía épica que pudo verse en muchos de los RPG‘s de SquareSoft durante aquella consagrada etapa.

Huelga decir que la resolución técnica de los modos principales se antoja extraordinaria, pues los escenarios están muy elaborados, tanto o más que en la emblemática saga de Tekken.

No resulta aventurado por tanto asegurar que la compañía nipona demostró una notable capacidad para optimizar recursos y estrechar el límite de las posibilidades que ofrecía PlayStation.

Por descontado, no podría rivalizar con los arcades propios de la generación actual como los que sólo son posibles en determinadas plataformas, pero eso no impide que sea tratado como un juego de lucha más que correcto, engalanado con movimientos diversificados, suaves y certeros.

Tanto que bien podría decirse que es entretenido casi desde el primer golpe dispensado.

Por otra parte, la curva de dificultad es muy razonable, y no exigirá alardes de memoria para ejecutar los comandos ni será preciso incurrir en controles jeroglíficos.

Se mire por donde se mire, este es un gran título con el que calmar la sed de lucha en el territorio de PlayStation.

RETOMANDO LAS BASES DEL ROL

Uno de los mayores alicientes de Ehrgeiz, junto al carisma de los personajes extraídos directamente del sobresaliente Final Fantasy VII, se encuentra en una especie de mini-juego de rol bautizado como The Forsaken Dungeon.

Aunque esta modalidad no destaca precisamente por su sofistificación, pues la mayor parte del tiempo el jugador se limitará a pulsar el botón de ataque – muy en la línea de Tobal Nº1 dicho sea de paso, también desarrollado por DreamFactory y publicado por SquareSoft en PlayStation – cuenta a su favor con determinados elementos comunes en la gran mayoría de RPG‘s, como armas, armaduras e items, y ofrece un mínimo de diez horas de juego a los usuarios más versados.

Por si esta singular incursión rolera no bastara, SquareSoft también incluyó cuatro mini-juegos ciertamente efectivos, entre los que destaca una curiosa versión del popular tablero Othello.

UNA NOTABLE EXPERIENCIA DE JUEGO

Tras una apacible primera toma de contacto con el programa, pronto os descubriréis a vosotros mismos sumergidos en el modo arcade, al tiempo que os familiarizáis con los personajes y sus movimientos.

Pronto os encontraréis en condiciones de dedicarle no pocas horas al exigente versus.

Y cuando empecéis a experimentar síntomas de monotonía, llegará el momento de exprimir los modos extras.

Los mini-juegos divertirán al principio, pero probablemente el lector se encuentre entre aquellos jugadores que buscan emociones más fuertes, y el original modo de aventura sin duda las ofrece.

Por descontado, aquí no hay largas secuéncias cinematográficas que valgan, tal como pudieron verse en los últimos Final Fantasy, pero eso no impide que estemos hablando de un sub-juego en toda regla, con una ambientación y argumento lo suficientemente atractivos que bien podrían dejar en ridículo a tantas otras aventuras editadas a modo de complemento.

Por lo que con un par de luchadores acudiréis en busca del elixir de la inmortalidad, a través de un mosaico de atractivos escenarios tridimensionales.

Otro motivo más para recomendaros este prestigioso juego de lucha, en el que los protagonistas de Final Fantasy VII, hartos del rol y la fantasía, optaron por resolver sus diferencias a puñetazo limpio, todo ello enderezado con unas animaciones extraordinarias.

LAS LÓGICAS COMPARACIONES

Ehrgeiz tiene bastantes puntos en común con el anteriormente citado Tobal Nº1, pues ambos títulos permiten al jugador moverse a sus anchas por el escenario, a diferencia de los clásicos arcades de lucha como el Tekken, donde la acción se desarrolla sobre un rígido eje en el que el usuario apenas puede desplazarse en algunas escasas direcciones.

En los dos títulos destacan unos personajes más que correctamente diseñados, escenarios de dimensiones considerables y un motor de juego realmente suave.

EL INDISCUTIBLE ATRACTIVO DE SUS LUCHADORES

Queda claro que los más fieles seguidores de Cloud Strife y compañía no dudarán en probar este título.

Pese a que como suele decirse las comparaciones son odiosas, ¿acaso a muchos de los fans de Son Goku les importó en décadas pasadas que los juegos de Dragon Ball no llegasen al mínimo de calidad exigible?

Sin olvidar que su éxito facilitó que pudiésemos disfrutar por estos lares de una versión PAL de grandes títulos de SquareSoft, como lo fue Parasite Eve II, por citar tan sólo un ejemplo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.