EINHÄNDER

Nadie esperaba gran cosa de Einhänder, un shoot’em up de desplazamiento lateral, con una consola inadecuada en el momento inapropiado, y desarrollado por una compañía japonesa de juegos de rol sin la menor experiencia en el género.

Square tenía veteranía en exuberantes épicas narrativas, con unos títulos diametralmente alejados del ritmo frenético y basado en los reflejos, típico de los shoot’em ups futuristas para las máquinas recreativas.

De modo similar, Saturn se había impuesto a PlayStation como soporte ideal para el género… pese a que gozó de un menor éxito comercial.

Por aquel entonces, pocas empresas se atrevían a lanzar un juego de naves para la gris de Sony, pero Square consiguió diseñar una aventura de montañas rusas en el espacio, de gran exquisitez y seriedad.

El título consiste en una serie de voluminosos monstruos articulados que deben ser desmontados pieza a pieza, y el espectáculo se ve ensalzado por una estética sombría, con cielos de nubes color púrpura surcados por relámpagos y oscuros túneles salpicados de luces de neón.

Los enemigos saltan desde el primer al segundo plano, y la animación logra que los engendros parezcan de mayor tamaño.

Sus aproximaciones y retiradas son las que definen las zonas seguras de la pantalla.

Respecto al nombre del juego, se inspiró en el brazo mecánico que cuelga bajo la nave del usuario, y sirve para recuperar las armas de los enemigos abatidos.

La munición es limitada, y ello obliga a gestionar los recursos en un título enteramente basado en la capacidad de reacción.

Tras su lanzamiento y escaso éxito, el equipo se separó para afrontar nuevos proyectos, asegurando así que la brillante incursión de Einhänder en un nuevo territorio no volvería a repetirse.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.