EL ATAQUE A PSN NOS AFECTÓ A TODOS

PlayStation Network Naked Girls Pixel Art Xtreme Retro

A estas alturas de la película, todos vosotros sabéis cómo están las cosas en lo que se refiere al nuevo ataque de PlayStation Network, por lo que nunca está de más recordar el primero, que llegó a comprometer más de cien millones de cuentas a nivel mundial.

A mediados de mayo, Sony aún no había confirmado la fecha de reapertura del servicio porque, según decían, estaban trabajando y testeando los sistemas de seguridad.

No faltaron los críticos que se echaron al cuello de la compañía, y con razón, debido a la tardanza en responder al ataque sufrido por los hackers.

Otros en cambio afirmaban que, al menos, pusieron todos sus esfuerzos en reforzar la seguridad del sistema de cara a mantener protegidos los datos personales y la facturación de los usuarios.

Mientras este turbio asunto tenía mordiéndose las uñas a los jugadores habituales de PlayStation Network, Nintendo y Microsoft cruzaban los dedos para que no les tocase a ellos enfrentarse a los hackers.

Los de Redmond, sin ir más lejos, tuvieron que reconocer que existían riesgos de seguridad en las partidas online de Modern Warfare 2.

Pero más allá de los recientes embistes a PlayStation Network, e incluso Xbox Live, se vislumbra otro horizonte: el de la desconfianza.

Y es que, tras los repetidos ataques, los aficionados tendrán más reparos a la hora de introducir sus datos bancarios en estos sistemas.

Y es precisamente ahora cuando las tres grandes compañías deberían tranquilizar al personal con pruebas; máxime cuando el futuro pasa por la distribución online de los videojuegos, y con ella al pago de los mismos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.