EL FIN DE UNA ÉPOCA, MALOS TIEMPOS PARA EL AMIGA

Con el paso del tiempo, muchos de los títulos que triunfaron en el Amiga fueron convertidos a PC, que resultaba mucho más barato, pues permitía que sus componentes fueran de cualquier marca, un planteamiento muy similar al del recordado MSX.

Pero fue con la llegada de las tarjetas gráficas VGA, que permitían mostrar en pantalla una gran cantidad de colores de forma conjunta, concretamente la nada despreciable cifra de 256, cuando las compañías desarrolladoras centraron su interés en en el formato del PC.

Ante las malas perspectivas de negocio, Tramiel no dudó en referirse al Amiga como la máquina destinada a salvar a la compañía del desastre.

Tratando de evitar riesgos innecesarios apostando a un único caballo ganador, que podía no tener el éxito deseado, diversificó las estrategias a seguir.

Por un lado, trató de devolverle el prestigio al Commodore con mejores y más modernos ordenadores personales, y el otro proyecto en cuestión no era otra cosa que una consola que incluía una unidad lectora de CDs.

Ambos proyectos parecían contar con garantías de éxito, aunque si atendemos a la historia más reciente, era bien sabido que las empresas que habían triunfado con los ordenadores y se habían decidido apostar por el terreno de las consolas, cosecharon rotundos fracasos, como fue el caso de Phillips o incluso Amstrad.

Sin embargo, el propio Tramiel decidió no escuchar las advertencias que le aconsejaban una nueva estrategia y en el año 1990 salió al mercado el CDTV, un modesto sistema de entretenimiento que a duras penas tuvo reconocimiento y puso a su empresa en una situación realmente comprometida, cercana a quiebra.

La máquina en cuestión permitía, además de ejecutar juegos, reproducir todo tipo de programas que requirieran del uso de CDs, tales como Vídeo CD, música, e incluso el uso de enciclopedias interactivas, aunque gran parte del fracaso viene explicado por el alto precio al que había que incurrir para su adquisición, que convertía al CDTV en un aparato casi prohibitivo por el gran desembolso que suponía para los padres.

Al borde de la bancarrota, el propio Tramiel trató por todos los medios de hacer negocio para recuperarse del duro revés sufrido vendiendo versiones actualizadas, y por tanto mejores, del Amiga, sirviéndose de piezas sobrantes de otras máquinas fabricadas, pero no pudo evitar que la catástrofe se cerniera sobre la compañía, pues a duras penas el Amiga 500+ y el Amiga 600, que contaban con apenas medio año de diferencia, pudieron evitar el desastre.

Los malos presagios finalmente se cumplieron, cuando en el año 1994 la compañía lanzó al mercado una nueva consola destinada de forma exclusiva a jugar, que al fin llevó a la empresa a la bancarrota.

La última etapa del Amiga sucedió en ese mismo año, cuando la compañía cedió su licencia a una modesta empresa que respondía al nombre de Viscorp, que trató en vano de competir con los PCs modernos sirviéndose de un producto que ya había quedado desfasado tecnológicamente.

Fue trágico el final del Amiga, como lo son todos los finales, pero nadie puede negar que su paso por la historia de los videojuegos ha sido decisivo, y ha contribuido en gran medida a fortalecer y mejorar una industria que ya se ha convertido por méritos propios en una de las más importantes, y competitivas, a nivel mundial, y que ha superado a otros medios consagrados, como lo son el cine y la música.

Y en ese proceso, el Amiga ha firmado su nombre en la historia que ya permanece imborrable para miles de aficionados que defienden, con razón, que ha sido uno de los mejores ordenadores destinados para jugar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.