EL FRACASO DE NOKIA

En el año 2003 Nokia lanzó al mercado la plataforma N Gage, con el fin de hacerse con un trozo del pastel en el mercado del ocio electrónico. La máquina resultó ser un híbrido a medio camino entre una consola portátil y un teléfono móvil. Los atributos con los que contaba eran realmente impresionantes para la época, siendo pues era capaz de reproducir música en formato mp3, usar juegos en completas 3D y por supuesto, las funciones principales con las que todo teléfono ccontaba. Para asegurarse el éxito, consiguieron hacerse con algunos de los mejores desarrolladores que hicieron adaptaciones de algunos de sus juegos más famosos. De ésta forma pudimos ver títulos como Tomb Raider de Eidos, de similar factura al original de PlayStation, Sonic de SEGA, en un port del juego aparecido en GBA, Tony Hawk‘s de Activision, y otros tantos que contaban con un gran nivel respecto al resto de consolas portátiles existentes en el mercado. Los motivos de su fracaso hay que buscarlos en factores tales como un precio muy poco competitivo (costaba casi 300 euros!!), muy superior al de las consolas de la competencia, con el añadido de un reducido tamaño de pantalla, botones inaccesibles para determinados juegos, y la necesidad de abrir el teléfono cada vez que se deseaba cambiar de juego. El resultado no se hizo esperar, un enorme fracaso motivado por unas muy bajas ventas. En la primera semana en que se puso a la venta en el Reino Unido, a duras penas alcanzaron las 500 unidades vendidas, unas cifras que resultaron muy inferiores a las estimadas, por lo que finalmente la compañía abandonó el proyecto.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.