EL LASER CLAY SHOOTING SYSTEM

Pocos lo saben, pero Nintendo también es uno de los pioneros en la creación y desarrollo de las máquinas recreativas en Japón – junto a SEGA, Taito y Namco -.

Aunque algunos quizás recuerden haber visto máquinas de Cruis’n USA o Killer Instinct – juegos desarrollados en colaboración con la empresa Rare – a mediados de los años noventa, prácticamente nadie se acuerda de que la firma participaba en la liza desde los años setenta.

Nos encontramos ante un periodo olvidado de la historia de Nintendo, que ya iba siendo hora de tratar en detalle.

En la época en que las pistolas de luz SP se vendían como rosquillas, el presidente Yamauchi leyó por casualidad un artículo donde se hablaba de las competiciones de tiro con pistola.

Se le ocurrió una idea y convocó de inmediato a Gunpei Yokoi, su brazo derecho.

No tardó en presentarle su proyecto, que puede resumirse con estas palabras: “¿No podríamos hacer lo mismo con nuestras pistolas de luz?”.

El reto sedujo inmediatamente a Yokoi, que decidió informarse sobre esas famosas competiciones de tiro al plato.

Unos días después, Yokoi le pidió al presidente que le comprase una escopeta.

Sorprendido, Yamauchi le preguntó las razones de esa extraña solicitud, y el joven le explicó que tenía pensado realizar una simulación de “tiro al plato optoelectrónico” y necesitaba un arma de verdad para probar el futuro prototipo.

Masayuki Uemura y Genyo Takeda lo ayudaron a desarrollar el proyecto.

La idea, que también recibió la aprobación y el apoyo de Hiroshi Yamauchi, finalmente dio origen, en 1.971, al famoso sistema de disparo láser, más conocido con el nombre de Laser Clay Shooting System.

En Japón, los años setenta se caracterizaban sobre todo por la llegada y el increíble éxito de un pasatiempo estadounidense: los bolos.

Durante esa década, se abrieron boleras en todas las ciudades niponas y las salas estaban tan concurridas que a veces había que esperar varias horas para poder jugar.

Lamentablemente, los japoneses se cansaron rápido de este entretenimiento y, a finales de los años sesenta, los dueños de las boleras empezaron a tener importantes dificultades para llenar sus pistas.

La población había encontrado una nueva forma de diversión: el karaoke.

Pero Yamauchi vio en esas boleras inutilizadas una excelente oportunidad.

Conocía las dificultades que atravesaban los dueños de las salas y, ya en 1.971, empezó a tratar de convencerlos del interés de su simulador de tiro al plato a tamaño natural.

A principios de 1.973, y pese a una avería de última hora reparada el mismo día de la presentación ante los medios, se puso en marcha la locura del Laser Clay System.

El juego empleaba escopetas similares a las auténticas armas utilizadas en los clubes.

Nintendo compró algunas salas situadas en lugares estratégicos de la región y las acondicionó con proyectos especiales, que difundían imágenes de platos cruzando el aire sobre las paredes, decoradas con bosques, vegetación o montañas.

El jugador tenía que apuntar a los platos y lograr interceptarlos con sus tiros “láser”.

Cuando daba en el blanco, un ingenioso mecanismo, que se inspiraba en el Duck Hunt y utilizaba los reflejos, permitía que los proyectores mostrasen otra imagen para simular la explosión del plato.

Y claro, por aquel entonces, Nintendo se frotaba las manos ante este anunciado éxito que logró desde las primeras semanas, con las salas de prueba siempre llenas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.