EL LEGADO DE TEKKEN, PARTE 1

Tras consolidarse en el competitivo género de las carreras, Namco afrontó un desafío aún mayor para adentrarse en el terreno de la lucha.

Sed todos bienvenidos al Torneo del Puño de Hierro.

Y es que, incluso en la actualidad, son muchos los que cuestionan la decisión de la compañía desarrolladora para lanzar una coin-op basada en la tecnología de PlayStation, allá por el lejano 1.994.

Un enfoque cuanto menos llamativo, especialmente cuando su eterno rival, Virtua Fighter, ensalzado por un auténtico festín gráfico y potenciado a su vez por el poderío del Model 2 de SEGA, causaba furor entre los asiduos a los añorados salones arcade.

Resulta evidente que Tekken había perdido la batalla gráfica incluso antes de subirse al cuadrilátero; pero todas sus carencias estéticas quedaban sobradamente compensadas gracias a su exquisita jugabilidad.

No en vano, aportaba consigo mucho más que un sistema de control revolucionario, donde cada uno de los cuatro botones disponibles correspondían a un miembro concreto.

Tan sólo su competidor directo podía ofrecer el tipo de profundidad y desarrollo intuitivo – aunque mucho más técnico – presentes en la magistral lección que ofreció Namco a todos sus seguidores sobre principios de jugabilidad.

Tekken, en efecto, igualaba – algunos sostienen que superaba con creces – al título de SEGA en cada patada y puñetazo, y el otrora inventor de Pac-Man se había ganado a pulso una substancial proporción en el mercado de los arcades.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.