EL MÍTICO CÓDIGO KONAMI


Fue en el año 1.986 cuando Kazuhisa Hashimoto se vio inmerso en la tarea de realizar un port de Gradius para la consola de moda del momento, la Famicom, también conocida como NES.


La dificultad del juego resultó de tal envergadura que para permitir a los testeadores llegar al final se ideó una combinación de teclas que, ejecutadas previa pausa de la partida, les reportaban todo tipo de jugosas ventajas tales como vidas extra, munición infinita, y un largo etcétera, permitiendo así dar por finalizado el título y disfrutarlo en toda su plenitud, siempre en busca de algún posible fallo que pudiera ser corregido de forma anterior a su lanzamiento.


Cuando finalmente el cartucho se puso a la venta, ya fuera por descuido de sus programadores o bien porque así lo quisieron estos, el código no había sido eliminado; un código que ha perdurado hasta nuestros días y ha hecho acto de presencia en una gran cantidad de títulos de la compañía, algunos del calibre de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty.


Como era de esperar no pasó mucho tiempo hasta que los aficionados dieron con el truco, que fue bautizado como el código Konami.


Ha sido tal el éxito alcanzado por esta combinación de teclas que ha llegado a extenderse incluso a través de distintas páginas web, donde una vez ejecutado muestran contenido que habría sido del todo impensable.


Por citar tan solo algunos ejemplos conocidos, Gmail esconde un “modo ninja” que se activa una vez detectado el código, y en Facebook corren rumores de que también es posible realizarlo con éxito.


Para todos aquellos amantes de las curiosidades os dejaré aquí un listado de los distintos juegos donde es posible hacer servir el famoso código, así como una recopilación de diversas páginas web donde bien puede ser ejecutardo en busca de curiosidades varias.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.