EL NACIMIENTO DE PAC-MAN

El mundo del ocio electrónico no volvería a ser el mismo después del año 1.980, una fecha crucial para la consolidación y el desarrollo de la industria del videojuego.

No en vano, ese fue el año que vio nacer al mítico PacMan, un título que ha influenciado a toda una generación de usuarios y cuyo legado perdura hasta nuestros días, llegando a ser considerado en recientes encuestas como un personaje más popular que el mismísimo Mario Bros.

Y es que no es preciso ser un aficionado a los videojuegos para reconocer en PacMan a un icono que a día de hoy se ha convertido en la imagen representativa de un medio que no deja indiferente a nadie.

El responsable de su creación, Toru Iwatami, se encontraba cenando en un famoso restaurante mientras su preocupación pasaba por desarrollar un nuevo título orientado hacia el público femenino.

Quiso el destino, o el azar, que en aquel preciso momento se hallase comiendo pizza, de la que había cortado una pequeña porción.

Y de este modo la musa de la inspiración hizo acto de presencia, pues la figura que contemplaba en el plato le sugería la creación de un nuevo héroe digital, de aspecto simple, minimalista si cabe, con la forma de una boca abierta que ya hacía presagiar la que iba a ser la actividad principal del personaje, comer y, a ser posible, no ser comido.

Estas premisas encajaban bastante bien con su idea central de orientar el producto hacia un público meramente femenino, muy poco interesado en los arcades del momento donde la actvidad principal pasaba por disparar de forma incesante, con el célebre Space Invaders como máximo exponente.

Si atendemos a sus propias palabras, “a las chicas no les interesa matar marcianos o derribar aviones… Por eso me planteé hacer algo completamente distinto

Siguiendo con estas mismas reflexiones no tardo en llegar a la conclusión de que, efectivamente, a las chicas les gusta comer, y que además siempre piden postre, por lo que el objetivo del juego ya había quedado marcado desde un primer momento.

Sería necesario por tanto comer tanto como fuera posible.

Ya por aquel entonces pensó en bautizar al futuro personaje como Puck Man debido al aspecto del futuro héroe, cuya fisionomía recordaba en gran medida a los pucks que se hacen servir para el hockey.

Además de resultar un título muy sugerente, puesto que puck significa en lengua sajona rueda.

Ante este alarde de imaginación los distribuidores estadounidenses decidieron considerar replantearse el nombre, pues cabía la posibilidad de que algún jugador con no demasiadas buenas ideas modificase la “P” por una “F“, logrando así el término Fuck Man, lo que vendría a ser algo así como hombre jodido.

De modo que finalmente se decantaron por un sonoro PacMan, y como el tiempo ha demostrado, es preciso darles toda la razón.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.